Pruebas de invierno del FF91
Pruebas de invierno del FF91

Sí, en invierno es todavía más difícil que tu coche eléctrico cumpla las cifras de autonomía oficiales, pero hay un sencillo truco que te ayudará a estirar el rango sin pasar frío…

En un vehículo dotado de motor de combustión, la mitad del calor que desprende la mecánica se emplea para calentar el habitáculo. En el caso de los eléctricos, la eficiencia aumenta hasta el 85% lo que reduce drásticamente el calor que llega al habitáculo.

Esta eficiencia obliga a que el sistema de calefacción haga un esfuerzo superior, especialmente en los días en lo que la temperatura exterior baja de manera considerable. Esta es la principal razón por la que la autonomía en invierno es menor.

Los coches que más y menos autonomía pierden en invierno

Pruebas de autonomía como la que puedes ver en el enlace destacado demuestran que los fabricantes se esfuerzan por encontrar sistemas que ayuden a que la pérdida de autonomía por culpa del uso de la calefacción sea menor.

Como el más empleado y uno de los más eficientes, destaca la bomba calor que, resulta mucho más eficiente desde el punto de vista energético y, por eso, emplean desde hace tiempo modelos como el Nissan Leaf o el Renault Zoe. Este sistema aprovecha el calor residual de los componentes eléctricos del vehículo para calentar el interior del coche sin tirar de la energía de batería.

El mejor truco para no perder autonomía al calentar el coche

Avances como la bomba de calor o los nuevos sistemas de flujo refrigerante que equipan, entre otros muchos, los Tesla Model S y Model X, hacen que la calefacción de un coche eléctrico sea más eficaz y llegue casi al instante. Aún así, la diferencia de consumo entre llevar la calefacción activada o apagada es, de media, del 7%.

El mejor truco para no perder autonomía al calentar es utilizar la climatización remota.

La mayoría de eléctricos e híbridos enchufables cuentan ya con una app integrada que permite programar el preacondicionamiento del vehículo, de forma que active la bomba de calor, la calefacción o los asientos calefactables antes de iniciar el viaje y mientras se carga.

De esta forma, cuando llegues al coche estará justo a la temperatura indicada, pero como ha alcanzado esos grados conectado a una toma de enchufe iniciarás la marcha con la batería totalmente cargada.

Tu coche eléctrico raras veces conseguirá la autonomía oficial y es por estas tres razones

Trucos para mejorar la autonomía, en marcha

Una vez en carretera, también hay ciertos hábitos que ayudan a estirar los kilómetros a recorrer antes de tener que pasar por un punto de recarga.

Asientos traseros del Lexus LF-1 Limitless

Cada vez son más los modelos eléctricos que incluyen los asientos y el volante calefactable como parte de su equipamiento, ya sea de serie u opcional. Si tu coche eléctrico está dotado de uno o ambos sistemas es muy recomendable que los utilices en lugar del sistema de calefacción tradicional, especialmente cuando viajas solo.

Hay pruebas que demuestran que el uso de estos elementos reduce el esfuerzo de la calefacción a la mitad.

Es muy posible que a los asientos y el volante se una en un futuro próximo el cinturón de seguridad calefactable presentado por ZF en el CES Las Vegas 2023 y que promete aumentar la autonomía hasta en un 15% en días de frío.

 

Te puede interesar…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí