amoníaco

Amogy Inc. es una compañía especializa en desarrollar soluciones de amoníaco sin emisiones y con gran densidad de energía.

La compañía ha anunciado recientemente el éxito de las pruebas del primer camión semirremolque de cero emisiones alimentado por amoníaco.

Pruebas de amoníaco en un camión

Tras la integración de su tecnología en un dron de 5 kW en 2021 y en un tractor de 100 kW en 2022, Amogy ha avanzado rápidamente y su tecnología ha ya sido probada en un camión con 300 kW de potencia. 

La primera prueba comenzó con el proceso de repostaje de amoníaco, que duró ocho minutos y puso a punto al camión, que dispuso de 900 kWh de energía eléctrica almacenada. Una vez recargado, el vehículo se probó durante varias horas en el campus de la Universidad de Stony Brook, en Nueva York, Estados Unidos. A finales de este mes, el equipo de Amogy realizará una prueba a gran escala en una pista de pruebas para mostrar el rendimiento del camión en diversas condiciones operativas del mundo real.

El amoníaco, una solución para descarbonizar el transporte pesado

El sector del transporte pesado por carretera representa el 23% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero. Se necesitan alternativas para su proceso de descarbonización, ya que no será fácil.

Por ejemplo, las opciones de baterías eléctricas carecen de la densidad de energía necesaria para reemplazar al diesel en vehículos más grandes y rutas de larga distancia.

En este sentido, el sistema de amoníaco de Amogy permite la transición de la industria de los motores diésel a las tecnologías alternativas. La tecnología de la compañía permite a bordo el craqueo del amoníaco en hidrógeno, que después es enviado a una pila de combustible para alimentar el vehículo.

Así ha hecho historia el primer camión de hidrógeno en el Dakar

Además, el amoníaco líquido tiene una densidad de energía que es aproximadamente tres veces mayor que el hidrógeno comprimido y requiere significativamente menos energía, lo que lo hace rentable de almacenar y transportar. Actualmente, se producen más de 200 toneladas anuales de amoníaco verde en todo el mundo.

Los próximos pasos de Amogy

Seonghoon Woo, Director Ejecutivo de Amogy, señala:

“Más allá de su increíble densidad de energía y fase líquida a temperatura ambiente, el amoníaco es un combustible óptimo para lograr una rápida descarbonización de los transportes pesados porque está disponible a nivel mundial con la infraestructura existente. Primero fue un dron impulsado por amoníaco, luego un tractor y ahora un camión. En un futuro próximo, esperamos ampliar aún más y abordar otros sectores difíciles de reducir, como el transporte marítimo mundial”.

Tras el éxito de su prueba en camiones de carga, Amogy continuará buscando asociaciones estratégicas para testar su tecnología en el sector del transporte.

De hecho, para 2023, la compañía probará un remolcador impulsado por amoníaco a escala de 1 MW.

El objetivo de Amogy es evitar la emisión de más de 5 mil millones de toneladas métricas de CO2 para 2024.

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí