???????

Visto en el CES Las Vegas 2023: un elemento clave presente en todos los coches desde hace décadas que se reinventa para acabar con uno de los problemas de los eléctricos en invierno

En la feria de electrónica de consumo más valorada del mundo no solo hemos visto un adelanto de cómo serán los coches eléctricos que conduciremos en los próximos años; también innovaciones que permitirán mejorar los ya presentes.

La innovación de la que nos hacemos eco viene firmada por ZF y busca, al mismo tiempo, aumentar el confort de los pasajeros y reducir el impacto del frío sobre la autonomía.

Visto en el CES 2023: un cinturón de seguridad calefactable

Estamos acostumbrados a que los coches (eléctricos o no) tengan asientos e incluso volante calefactable, de manera que lo que propone ZF es un paso más allá: cinturones de seguridad calefactables.

La innovación se ha presentado en el CES 2023 bajo la denominación Heat Belt, una ayuda a climatizar el habitáculo sin necesidad de utilizar la calefacción convencional.

 

El proveedor de servicios y elementos de automoción ha empleado un “método especial de procesamiento textil” para tejer los conductores del calor en la estructura de la cincha sin intervenir en su funcionamiento.

El proceso de homologación ha sido una de las fases más complicadas ya que al ser el cinturón un elemento clave en la seguridad activa de cualquier vehículo debía superar estrictas pruebas de funcionamiento.

Hasta un 15% más de autonomía en invierno

Según ZF, el cinturón de seguridad calefactable puede aumentar la autonomía de los coches eléctricos de hasta un 15%, al reducir el uso de sistemas de climatización convencionales y cambiar a calefacción por contacto directo, en lugar de calentar el aire.
Todos los enchufables pierden autonomía a bajas temperaturas, aunque no todos en la misma medida (esta prueba muestra qué coches eléctricos pierden más y menos autonomía en invierno).
Gran parte de esta pérdida se debe a que, a diferencia de los modelos de combustión, no tienen calor residual de ahí que necesiten un sobreesfuerzo para calentar el habitáculo que debe asumir la batería.
Para que esta pérdida sea lo menor posible, los fabricantes han introducido tecnologías de precalentamiento que permite seleccionar la temperatura a la que encontraremos el habitáculo al acceder al interior del vehículo de manera que ese trabajo se lleve a cabo mientras el coche está conectado a una toma eléctrica sin perder así autonomía.
El cinturón calefactable de ZF consume alrededor de 70 vatios y eleva la temperatura del material del cinturón de seguridad a 40º C.

Te puede interesar…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí