coches eléctricos

El último informe de la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E) señala que la expansión del coche eléctrico en Europea podría llegar a un punto muerto, una situación que haría peligrar la venta de 18 millones de coches eléctricos. 

Si bien la normativa europea en materia de movilidad sostenible ha favorecido la venta de híbridos enchufables, que ya representan una quinta parte del total del mercado, los objetivos propuestos para 2030 no son lo suficientemente ambiciosos, por lo que los fabricantes de vehículos no se verán obligados a cumplir con los planes de producción de eléctricos. Como consecuencia, se podrían generar más de 55 millones de toneladas adicionales de CO2, una cifra que supera el total de las emisiones anuales de vehículos en nuestro país.

El objetivo de la Unión Europea para los fabricantes de automóviles en 2025 es tan poco exigente que podrían llegar a alcanzarlo dos años antes de la fecha prevista. De este modo, en el caso de España, el sector del automóvil apenas contribuiría al objetivo de reducir las emisiones del país en un 37,7% para finales de la década. Por ello, T&E y ECODES sostienen que, de no fijar objetivos más ambiciosos a partir de 2025 –entre los que habría que incluir un objetivo intermedio para 2027 y una reducción del 80% en las emisiones de CO2 producidas por vehículos para 2030–, será muy difícil que los Estados miembros alcancen sus objetivos climáticos y de descarbonización comprometidos para esta década.

coches eléctricos

Advertisement

Carlos Rico, policy officer de T&E, asegura:

“Si bien es cierto que el boom de los coches eléctricos se ha visto impulsado por las normas de la UE en materia de movilidad limpia, esta tendencia podría estancarse si los legisladores no intervienen. Ha llegado el momento de establecer objetivos verdaderamente ambiciosos si no queremos dar por perdida toda una década de carrera hacia la descarbonización”.

Cristian Quílez, responsable de proyectos de ECODES, concluye:

“Los fabricantes de automóviles no dejan de hacer publicidad de sus credenciales ecológicas, pero luego aprovechan cualquier ocasión para retrasar la transformación de la industria y la transición hacia una movilidad de cero o bajas emisiones. Ganan mucho dinero con la venta de vehículos SUV e híbridos enchufables, que son una completa falsedad ambiental. Ahora que la Unión Europea está revisando los objetivos climáticos que los fabricantes deben cumplir, los políticos tienen la oportunidad de acabar con esta situación, que sólo pone piedras en el camino a la descarbonización del sector, la lucha climática y la protección de la salud de los ciudadanos”.

Fuente: Eoin Bannon, Transport & Environment.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here