1. Las etiquetas de la DGT forman parte del dibujo de la movilidad nacional. Tanto es así que, en muchas ciudades, ya no sorprende ver un vehículo con la pegatina amarilla, azul, verde o de ambos colores en el parabrisas, sino todo lo contrario. Pero, ¿tienen los conductores claro cuál es su función y qué ventajas o multas conllevan?

Las etiquetas medioambientales de la DGT llegaron para quedarse hace más de cuatro años. El objetivo de la Dirección General de Tráfico era establecer una catalogación que, de manera sencilla, permitiera identificar a los vehículos en circulación en función de sus emisiones contaminantes.

En colaboración con asociaciones de fabricantes, conductores y otros actores importantes del mercado decidieron entonces que los vehículos quedarían agrupados en cuatro grandes apartados, identificados cada uno con un color y una denominación:

  • Etiqueta B (amarilla): turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005
  • Etiqueta C (verde): turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014
  • Etiqueta ECO (azul y verde): son los híbridos enchufables con autonomía menor de 40km, los vehículos híbridos no enchufables (HEV), vehículos propulsados por gas natural (GNC y GNL) o gas licuado del petróleo (GLP).
  • Etiqueta CERO (azul): son vehículos eléctricos de batería (BEV), vehículos eléctricos de autonomía extendida (REEV), vehículos eléctricos híbrido enchufable (PHEV) con una autonomía mínima de 40 kilómetros o vehículos de pila de combustible de hidrógeno

Habría que sumar un quinto grupo, el de los modelos que, por su antigüedad y emisiones, quedan fuera de la clasificación medioambiental de Tráfico. En este apartado entran los vehículos fabricados a partir de enero de 2020, los diésel matriculados antes de 2006 o los gasolina matriculados antes del año 2000.

 

Qué ventajas tienen las etiquetas medioambientales

Esta categorización tiene su origen en el Plan nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2013-2016 (Plan Aire) en el que se afirma que tanto las partículas como el dióxido de nitrógeno (NO2) tienen en el tráfico rodado la principal fuente de emisión en las grandes ciudades y propone la clasificación de los vehículos en función de los niveles de contaminación que emiten.

El objetivo de la DGT con esta catalogación basada en las emisiones contaminantes es que los vehículos más limpios, clasificados con las etiquetas Cero Emisiones y ECO tengan acceso de manera rápida y sencilla a las ventajas asociadas a su condición de vehículos limpios.

La lista de ventajas depende de la comunidad autónoma y la localidad en la que estén registrados y por la que circulen, pero van desde acceso sin limitaciones a zonas de tráfico restringido (como Madrid Central o la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona) hasta exención o descuento en el pago de impuestos municipales o de zonas de aparcamiento regulado (zonas SER).

¿Dónde se coloca?

La DGT recomienda que se adhiera en el ángulo inferior derecho del parabrisas delantero por su cara interior, si se dispone de él, o en su defecto, en cualquier sitio visible del vehículo.

¿Hay multas por no llevar la etiqueta?

Tráfico ideó las pegatinas medioambientales como un método de discriminación positiva, es decir, para que fuera más sencillo identificar a los vehículos menos contaminantes y aplicarles sus beneficios.

Han sido algunos ayuntamientos los que han sido utilizarlas como baremo para sancionar a quienes acceden a zonas de movilidad restringida con vehículos ni permitidos. Quede claro entonces que la DGT recomienda su uso, pero no obliga, luego si alguien sanciona por no llevar la etiqueta nunca será Tráfico.

La cuantía de las multas por no llevar la etiqueta medioambiental también es diferente en cada ciudad.

Cómo conseguir la etiqueta medioambiental de tu coche

En un primer momento, Tráfico realizó un envío gratuito a 16 millones de conductores. Ahora para conseguir la etiqueta hay que acudir a alguno de los canalesa habilitados (ojo, no en todos cuesta lo mismo):

  • Correos. Se puede pedir en oficinas físicas y en la página web
    • en oficinas de Correos hay que presentar el DNI y el permiso de circulación. Precio: cinco euros
    • a través de la web de Correos. Cuesta cinco euros a los que hay que sumar 2,99 euros en concepto de gastos de envío. El DNI y el permiso de circulación también son necesarios, se envían escaneados
      Pegatina de la DGT
  • Talleres autorizados. La Confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (CETRAA) ofrece el servicio de venta del distintivo ambiental de la DGT en su red de talleres. El precio es el mismo que en Correos: cinco euros
  • Tiendas especializadas. La red de talleres y tiendas especializadas Norauto ha conseguido autorización para vender las pegatinas medioambientales. El precio es el mismo que en Correos y talleres autorizados: cinco euros
  • Pegatinas-DGT.com. Tráfico ha creado una web específica para la venta de pegatinas medioambientales. Para conseguirla hay que introducir la matrícula y enviar escaneados DNI, permiso de circulación y carnet de conducir.
    Pegatina de la DGT

    En este canal, el precio por pegatina es de 6,5 euros, gastos de envío incluidos, y puedes pagar con tarjeta o PayPal. El plazo de entrega es de unos 12 días

  • Concesionarios AMDA. Los concesionarios que tienen un acuerdo con la Asociación Madrileña de Distribución Automóviles (AMDA), también venden pegatinas, por 5,5 euros + IVA
  • Ganvam. La Asociación Nacional de Vehículos a Motor, reparación y recambios (GANVAM) fija diferentes precios para socios y no socios y en función del número de etiquetas pedidas: nueve euros cada una si pides menos de cuatro y seis euros si pides al menos 50 pegatinas. Para los no asociados, dos euros más

También para las motos

Aunque no fue así en el primer momento, meses después de su entrada en vigor, la DGT decidió que las motos también merecían una catalogación medioambiental.

Etiquetas medioambientales para motos y ciclomotores

Las etiquetas de las motos son iguales que las de los turismos:

  • Cero: Categoría para motocicletas eléctricas, BEV, REEV, y PHEV (híbridos enchufables con autonomía eléctrica superior a 40 km.
  • Eco: Eléctricas con autonomía inferior a 40 km.
  • C: Motocicletas homologadas bajo las normativas Euro 4 y Euro 3.
  • B: Motocicletas homologadas bajo la normativa Euro 2.

 

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here