La primera pregunta es: ¿hay cadenas de nieve específicas para coches eléctricos? La respuesta es no. A partir de aquí, repasamos las claves para elegir, montar y usar este elemento de protección tan necesario estos días.

La borrasca Filomena ha dejado consecuencia nunca vistas a su paso por el centro de España. Entre otras que, por primera vez en la historia, es obligatorio el uso de cadenas de nieve para circular por las calles de Madrid.

La última actualización de la Dirección General de Tráfico (puedes consultar el estado de la red viaria en este enlace), apunta que todavía hay 545 carreteras afectadas por hielo y nieve. Algunas vias están cerradas por intransitables; otras permiten circular, pero solo a aquellos vehículos que lo hagan equipados con neumáticos de invierno o cadenas.

Advertisement

Para entender la información del estado de las carreteras que facilita la DGT es fundamental conocer el código de colores con el que se identifica la situación de la vía. Los colores de la nieve son:

  • Verde. Se utiliza para indicar el inicio de la nevada. Este momento todavía no es peligroso para la circulación aunque se aconseja evitar puertos, extremar la prudencia y no perder de vista las previsiones. A esto se añaden las siguientes limitaciones
    • Autopistas y autovías: se debe circular, como máximo, a 100 km/h.
    • Resto de carreteras: prohibido ir a más de 80 km/h.
    • Camiones: tendrán que usar obligatoriamente el carril derecho y no podrán adelantar
  • Amarillo. Se establece cuando la calzada está casi cubierta por la nieve. Desde este momento, hay que aumentar la distancia de seguridad, evitar maniobras bruscas y reducir la velocidad en los descensos y en las curvas. Además, turismos y autobuses no podrán superar los 60 km/h; y se prohíbe la circulación de camiones y los vehículos articulados
  • Rojo. Significa que la carretera está completamente cubierta de nieve. La circulación es peligrosa y si hay vehículos inmovilizados, es recomendable no adelantarles si no estamos seguros de poder continuar con el trayecto. Las prohibiciones que implica el nivel rojo son:
    • Vehículos articulados, camiones y autobuses: prohibido circular.
    • Resto: aconsejable no circular.
    • Sólo se podrá conducir con cadenas o neumáticos especiales a 30 km/h.
  • Negro. La circulación está prohibida debido a la presencia de hielo o al espesor de la nieve porque existe el riesgo de quedarse inmovilizado.

Tipos de cadenas de nieve

Las metálicas son las cadenas más conocidas, aunque cada vez son más los conductores que optan por las fundas textiles. En el mercado, hay cuatro tipos de cadenas de nieve para vehículos:

  • Las cadenas de nieve metálicas son las de toda la vida. Están formadas por una serie de cadenas de eslabones de acero que se entrelazan bien de forma transversal o bien haciendo rombos.
    • A favor: son seguras y duraderas
    • En contra: resultan algo molestas porque transmiten muchas vibraciones al circular
  • Las cadenas textiles son, básicamente, una funda de lona del neumático que se queda fijada por una goma elástica por la cara interior, y radios o lona por el exterior.
    • A favor: son más baratas y sencillas de colocar
    • En contra: tienen una vida útil mucho más reducida
  • Las cadenas compuestas, a simple vista, se pueden confundir con las textiles pues parecen una funda para el neumático, solo que en lugar de lona, son de red.
    • A favor: son más sencillas de colocar que las metálicas y tienen una vida útil más larga que las textiles
    • En contra: son caras, especialmente cuando solo de van a utilizar de manera puntual
  • Quedan solo las cadenas de nieve semiautomáticas. Son una opción recomendada solo para uso intensivo porque están formadas por una parte fija que siempre va instalada en la llanta y otra parte móvil que es la que se monta y desmonta según las condiciones del asfalto.

¿En qué ruedas hay que ponerlas?

Como ya hemos dicho, no hay diferencia entre los pasos a seguir para colocar las cadenas de nieve en un coche eléctrico o en uno de combustión. En ambos casos, la clave está en elegir las cadenas adecuadas y colocarlas en el eje correcto. Lo vemos con más detalle.

  1. Dónde colocar las cadenas. ¿En las ruedas delanteras? ¿En las traseras? Y si el coche es de tracción total, ¿en dos o en cuatro ruedas?
    Las cadenas se colocan siempre en el eje motriz. Es decir, si conduces un coche con tracción delantera tendrás que ponerlas en el eje delantero; si el tuyo es de tracción trasera, las cadenas irán en las ruedas de atrás.
    En el caso de los vehículos 4×4 tienes dos opciones: o pones cuatro cadenas o instalas dos en las ruedas motrices y directrices, esto es, en las delanteras.
  2. Cómo elegir las cadenas adecuadas. Más importante que el tipo de cadenas a montar es asegurarte de que las que compras son adecuadas para tu vehículo. Antes de adquirir este elemento de protección asegúrate que son aptas para el tamaño de tu llanta.

Ahora sí, te enseñamos a colocar las cadenas de nieve

En esta parte práctica nos centramos en los dos tipos de cadenas más vendidos: las metálicas y las textiles.

Para colocar las cadenas metálicas es importante que los eslabones estén bien separados (puedes cerrar el círculo y dejarlos caer formando una canasta para asegurarte). También es fundamental que queden bien apretadas: si hay holguras los eslabones podrían romperse y, en el peor de los casos, corres el riesgo de que el coche sufra daños.

En este tuit, la DGT explica cómo colocar las cadenas metálicas:

Las cadenas de tela cubren todo la rueda. La parte blanca debe tapar la llanta (normalmente tienen dos tiras rojas que forman una cruz, debes asegurarte que la unión de ambas queda sobre el centro de la llanta). Para cubrir toda la rueda deberás desplazar unos centímetros el coche. Por último, fíjalas bien tirando de los tensores para evitar que queden bolsas.

Con las cadenas puestas…

Una vez montadas las cadenas, debemos recordar que solo hay que circular con cadenas cuando haya nieve, y retirarlas inmediatamente en cuanto esta desaparezca.

La velocidad del coche no debe superar los 50 km/h mientras estén puestas, y debemos evitar los cambios de marcha en la medida de lo posible, así como los frenazos, acelerones y giros bruscos de volante.

Una vez quitadas las cadenas, es importante lavarlas y aclararlas bien al llegar a destino, para evitar la corrosión que puede provocar la sal que se echa en las carreteras para que no se forme hielo.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here