El Audi e-tron con el sistema de carga optimizada está ya en fase de pruebas.

La diferencia entre cargar un coche eléctrico en casa o en un punto de recarga público

La organización de consumidores OCU ha recorrido los más de 600 km que separan Madrid y Barcelona en un coche eléctrico. Lo ha hecho con dos objetivos: descubrir cuál es el coste real de realizar un viaje largo en uno de los vehículos eléctricos más vendidos en España (un Hyundai Kona EV, para ser más precisos) y valorar la cantidad, calidad y precios de los puntos de carga de acceso público.

La principal conclusión de este viaje es que sí, es posible realizar un viaje de más de 600 km en un vehículo eléctrico. También que el tiempo total del trayecto no es mucho mayor que el que se invertiría en un modelo de combustión (los conductores de la OCU han tardado siete horas y media en llegar de Madrid a Barcelona). La nota negativa la ponen en la recarga.

Menos estaciones de carga de las necesarias

El Kona que han empleado los expertos de la OCU tiene 300 km de autonomía. Suficiente para llegar de Madrid a Barcelona haciendo una única parada a mitad de camino (recordar que la DGT aconseja hacer descansos cada dos horas).

“En el desplazamiento por autovías es relativamente sencillo encontrar puntos de recarga, que suelen estar en las estaciones de servicio”, explica el informe. “Sin embargo, cuando nos desviamos a carreteras convencionales, puede haber muchos kilómetros de distancia entre un punto y otro: encontrarlos fuera de los centros urbanos grandes resulta complicado”, apuntan.

La organización de consumidores aconseja planificar el viaje con suficiente antelación para tener clara la ubicación de los puntos de recarga disponibles en el trayecto (o cerca). Recordar que desde Google Maps es posible localizar los cargadores y consultar su estado en tiempo real.

La diferencia de precio entre recarga doméstica y pública

“La diferencia entre cargar en casa o en cargadores públicos es enorme y, dentro de los públicos, entre las distintas compañías que los ofrecen”, asegura el informe de la OCU.

“Hemos realizado una recogida de precios en 50 estaciones de recarga de las principales autovías de España (todas las radiales, la AP7, la de la Plata…) tanto si se usa la app lanzada por la propia red como si se emplea alguna de las aplicaciones compatibles más populares, como Chargemaps o Plugsurfing“, explican. Estos son los resultados de la comparativa:

  • Recargar el coche en un cargador doméstico puede costar 8 céntimos/kWh con tarifa valle y 16 céntimos/kWh en tarifa diurna. Esto arroja un coste entre 1,6 y 4 euros por cada 100 km aproximadamente
  • En un cargador público convencional con carga lenta, se puede encontrar desde electricidad gratuita en algunos centros comerciales hasta otros que cobran más de 50 céntimos/kWh
  • Respecto a los puntos públicos de carga rápida, el precio varía desde los 30 céntimos a más de 1 euro por kWh, lo que eleva el coste de recorrer 100 km a los 16 euros

Esto supone que, de acuerdo con el informe de la OCU, cargar el coche eléctrico en un punto de uso público puede ser hasta cuatro veces más caro.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here