El Ayuntamiento de Madrid destinará dos millones de euros para su “gran despliegue de cargadores eléctricos”. Entre sus planes: siete equipos de carga ultrarrápida y de acceso público.

Madrid tiene abiertos varios frentes para luchar contra la contaminación medioambiental a lo largo del próximo año. Desde el momento en que se publique en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCAM) la nueva Ordenanza de Calidad del Aire y Sostenibilidad, los agentes de la autoridad podrán obligar a los vehículos más contaminantes a superar una prueba de emisiones.

El Área de Medio Ambiente y Movilidad ha elevado un informe a Junta de Gobierno para dar cuenta del esfuerzo que está realizando la ciudad en el impulso a la electromovilidad, uno de los ejes prioritarios de la Estrategia de Sostenibilidad Ambiental Madrid 360 para reducir las emisiones del tráfico rodado. Este balance, presentado por el delegado del área, Borja Carabante, coincide con la autorización del gasto de dos millones de euros para dotar a la capital del “mayor despliegue de cargadores eléctricos de su historia”.

Advertisement

Carabante ha repasado porqué el año 2020 es de inflexión para Madrid en cuanto al fomento de la movilidad eléctrica. Entre los datos aportados:

  • la ciudad ha incrementado en un 57% la red de recarga rápida de acceso público, pasando de 33 a 52 puntos distribuidos en 42 ubicaciones
  • Contando los puntos de recarga lenta, los madrileños disponen de de 159 puntos, instalados gracias tanto a la iniciativa municipal como a la colaboración del Ayuntamiento con entidades privadas
  • En este balance, hay que incluir los 261 puntos de recarga para la flota municipal que no son de acceso público, que en el primer trimestre de 2021 superarán los 300 equipos para dar cobertura a la nueva adquisición de 25 vehículos cero emisiones programada por el Área de Hacienda y Personal

Así será el gran despliegue de cargadores eléctricos que prepara Madrid

La portavoz del Gobierno municipal, Inmaculada Sanz, ha detallado que este contrato, que se licitó en octubre, se divide en tres lotes.

  • El primero, por un importe de 1,7 millones de euros, incluye la instalación de siete puntos de recarga ultrarrápida en enclaves estratégicos. “Una modalidad que se implementa en Madrid por primera vez y que permitirá recargar un vehículo en seis minutos”, explican fuentes del consistorio madrileño.
    También supone la adquisición de 53 equipos de acceso público de recarga rápida.
  • El segundo lote abarca 70 equipos de recarga save tipo wall box para vehículos eléctricos de la flota municipal por un importe de 76.000 euros.
  • El tercer lote suma 35 puntos para recarga intermedia en vía pública por 169.000 euros. Esta nueva infraestructura, que tendrá que estar instalada en el primer semestre de 2021, contribuirá a la creación de una red en espacios de acceso público con una distribución geográfica equilibrada.

Convenios de colaboración público-privada

El Ayuntamiento ha firmado cinco convenios de colaboración público-privada para ampliar la red de recarga rápida en 18 puntos distribuidos en 13 ubicaciones.

El 30 de septiembre, la Administración publicó una nueva convocatoria de cesión de puntos de carga para vehículos eléctricos, con la que se podrían instalar un mínimo de 30 más a lo largo de 2021. Para ello, se han rubricado 11 convenios de colaboración público-privada con entidades o uniones temporales de empresas diferentes.

Además, se está trabajando en la creación de una estación de recarga en vía pública en el nuevo desarrollo urbano vinculado al ámbito Mahou-Calderón, que contará con tres puntos de recarga rápida.

Ayudas para instalar cargadores

A partir del año que viene y hasta 2023, a través de Cambia 360, la línea de ayudas de Madrid 360, se concederán 12 millones de euros en subvenciones para situar puntos de recarga para flotas urbanas con un alto volumen de recorridos.

También se contempla la instalación de puntos de recarga en espacios de carácter laboral y profesional para favorecer la sostenibilidad de los planes de transporte al trabajo y la infraestructura de estas características en aparcamientos de residentes y comunidades de propietarios.

“El objetivo es fomentar el uso del vehículo eléctrico que, por la ausencia de emisiones directas en su lugar de utilización, debe jugar un papel protagonista en la renovación del parque de vehículos de la ciudad y la reducción de emisiones del tráfico rodado”, explican desde el Ayuntamiento.

Por otro lado y para que el Ayuntamiento de la capital dé ejemplo de su compromiso con la mejora de la calidad del aire, la Empresa Municipal de Transportes de Madrid está planificando una red de puntos de recarga para vehículos eléctricos en aparcamientos y espacios públicos gestionados por el organismo autónomo. Por otro lado, se van a multiplicar por diez el número de autobuses eléctricos en la EMT, pasando de 68 a 200 vehículos eléctricos en 2023 y alcanzando los 668 en 2027.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here