El BMW iX Flow es el primer coche eléctrico (y no eléctrico) que cambia de color con solo tocar un botón. Lo hace gracias a la tecnología de tinta electrónica, un invento que BMW ha presentado en el CES 2022.

¿Negro o blanco? Dicen que el color es una de las decisiones que más cuesta tomar a la hora de comprar un coche nuevo; también que, estos dos, son los tonos más solicitados en los concesionarios.

La nueva tecnología de tinta electrónica de BMW llega para acabar con esta indecisión. ¿Por qué elegir entre negro y blanco cuándo se pueden tener ambos?

BMW iX Flow, con tinta electrónica

El BMW iX Flow que ha debutado en el CES 2022 tiene la propiedad de cambiar de color, de negro a blanco o viceversa, con solo pulsar un botón.

Desarrollado sobre la base del nuevo modelo eléctrico alemán (el BMW iX) el iX Flow puede cambiar de blanco a negro gracias a la tecnología de tinta electrónica. No es algo nuevo, aunque sí es la primera vez que se emplea en la industria de la automoción.

La tinta electrónica se utiliza comúnmente en los libros electrónicos; se caracteriza porque apenas necesita energía y facilita la lectura minimizando el esfuerzo visual del lector.

Para el desarrollo del BMW iX Flow, la marca bávara se ha aliado con el especialista E Ink, una empresa que desarrolla películas protectoras capaces de cambiar de color.

En realidad, lo que cambia de color en este BMW iX no es la pintura como tal, sino una capa adhesiva que se ha adherido a toda la carrocería del coche eléctrico y que es la genera el efecto visual.

La película está formada por millones de pequeñas “cápsulas” que contienen pigmentos blancos (cargados de iones negativos) y negros (con iones positivos). Al parecer hay mucho margen para las transiciones de color que recorren la carrocería.

Por ahora solo es un prototipo

Por ahora, el BMW iX Flow y su capacidad para cambiar de color es solo un concepto y no hay planes (al menos no oficiales) de que vaya a ser comercializado.

La idea no sería descabellada. Pasar de blanco a negro tiene ventajas y no solo estéticas. Cambiar de color puede ser útil para facilitar la climatización del interior del vehículo (en verano, los coches negros son más calurosos); algo que, al final, ayuda a optimizar la autonomía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí