enchufables
Andre Irlmeier/LAT Photographic

La electrificación de los vehículos está en marcha, aunque todavía tiene que enfrentarse a una serie de desafíos hasta que superen a sus homólogos de combustión interna. En China tienen claro el camino y las empresas están llevando a cabo significativos esfuerzos inversores.

No en vano, hasta empresas que tradicionalmente no pertenecen al sector de la automoción están tratando de ganar presencia. Es el caso de Apple, del que se rumorea que está trabajando en un modelo eléctrico 100% autónomo. También podemos incluir en este grupo a Huawei y Xiaomi, que están involucrándose directamente en la fabricación de eléctricos o productos relacionados.

China cuenta con fabricantes que iniciaron su recorrido de electrificación hace más de una década como Nio, Li Auto y Xpeng, que ahora tienen que competir con numerosas nuevas compañías que han aprovechado sus recursos y experiencia comercial y que llegan al mercado con gran potencial de inversión.

Los nuevos actores de la movilidad eléctrica en China

Las empresas con capacidad de producción de vehículos eléctricos en China incluyen fabricantes de automóviles estatales muy conocidos en el país, pero con nombres que en el extranjero todavía no resuenan con fuerza. El hecho es que estas compañías están aprovechando su experiencia de comercialización de automóviles para sumarse con rapidez a la carrera por la electrificación.

Un ejemplo de ello es Dongfeng Motor Group. Solo cuatro meses de presentar Voyah, su marca eléctrica, lanzó al mercado el Voyah Free en diciembre de 2021. Los datos de finales de enero de 2022 señalan que la compañía ya ha vendido más de 6.971 unidades del modelo.

Otra empresa estatal, SAIC Group, con sede en Shanghai, lanzó IM, una marca de vehículos eléctricos cuyo nombre significa “inteligencia en movimiento”, en noviembre de 2021. El IM L7, un sedán eléctrico de tamaño mediano de alta gama que viene equipado con software de conducción autónoma, se ensambla actualmente en sus líneas de producción. Además, la compañía ha anunciado el lanzamiento de un nuevo modelo en abril.

Xiaomi también quiere su porción del mercado y, en marzo del año pasado, Lei Jun, CEO de la compañía, anunción una inversión de 10 mil millones de dólares para la fabricación de vehículos eléctricos en los próximos 10 años.

Otras compañías como Baidu también está valorando su entrada en el mercado y, según informa KrAsia, esta negociando con los fabricantes automovilísticos Geely y GAC Group para el establecimiento de una empresa conjunta.

Las ventajas de las nuevas empresas en el mercado de vehículos eléctricos

En 2015, China contaba con 50 nuevas empresas de vehículos eléctricos. Actualmente, la mayoría han cerrado y entre los suspervivientes se encuentran los gigantes Nio, Li Auto y Xpeng.

El factor clave que diferenciaba a aquellas empresas de las que hoy en día siguen operando es la gran cantidad de capital destinada a inversión. De hecho, Li Bin, fundador y CEO de Nio, advertía de que el establecimiento de un negocio de vehículos eléctricos requería una inversión inicial cercana a 2,3 mil millones de dólares.

Las últimas compañías en incorporarse al negocio de la electrificación de los vehículos ya se encuentran un mercado maduro que ha obtenido grandes beneficios de políticias gubernamentales favorables y de una infraestructura de carga ampliamente desarrollada. Además, otra de las ventajas que disfrutan es la capacidad de acceso más fácil a componentes avanzados, una situación de provecho con la que no contaban los pioneros.

Fuente: KrASIA.

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí