Qué hacer con las baterías recicladas de los coches eléctricos una vez que finaliza su vida útil es uno de los grandes interrogantes que plantea la electromovilidad. Lo que ha hecho Renault no es la solución definitiva, pero muestra que las opciones a plantear son muy variadas

Varias son las ideas de las que no hemos hecho en Movilidad Electrica sobre reciclaje de baterías. Una de las últimas es el proyecto para dotar de una segunda vida a las baterías de Volkswagen, que pretende convertir las baterías en estaciones de carga rápida que pueden operarse de manera autónoma, por ejemplo, en festivales o eventos a gran escala. Una buena idea, sin duda, pero no tan espectacular como la de los franceses.

Renault, a través de Siene Alliance (una sociedad fruto de la unión entre el Grupo Renault y Green Vision) ha presentado el Black Swan: un barco cien por cien eléctrico impulsado por la energía de baterías usadas.

Baterías recicladas de coches eléctricos

El Black Swan es una embarcación de propulsión cien por cien eléctrica con una eslora de 8,8 metros que se utilizará para cruceros recreativos por el Sena.

Según ha informado la compañía, el Black Swan puede transportar a ocho personas y tiene autonomía para hacer recorridos de dos horas.

Este barco cien por cien eléctrico se mueve gracias a dos motores de 10 kW (con picos de 20 kW) que funcionan de manera completamente independiente y reciben alimentación de cuatro baterías.

Renault

Las cuatro baterías son de iones de litio proceden de coches eléctricos de Renault que han sido reacondicionadas para su nueva vida. Está colocadas en bajo los bancos laterales de la zona trasera y metidas en compartimentos de acero inoxidable que garantiza su estanqueidad.

Otra de sus características destacadas es su peso. Las cuatro baterías recicladas pesan 278 kilos, menos que el depósito de carburante que utilizaba la versión de combustión de esta misma embarcación.

El tiempo estimado para una recarga completa es de 2-3 horas, aunque la marca no ha declarado con qué potencia de carga.

En marcha, en 2020

Siene Alliance trabaja para conseguir los permiso que le permitan comenzar a operar con el Black Swan en el primer trimestre de 2020. El objetivo es contar con una flota de barcos cien por cien eléctricos que sustituyan a los tradicionales en 2024.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here