Hay estudios recientes que afirman que los vehículos híbridos enchufables pueden contaminar hasta tres veces más de lo que indican sus cifras oficiales. La razón de esta diferencia no está en un engaño generado por los fabricantes, sino en un mal uso realizado por los propietarios.

Los PHEV lucen etiqueta Cero Emisiones de la DGT cuando homologan una autonomía en modo cien por cien eléctrico de, al menos, 40 km. Se presupone que esta distancia es suficiente para poder circular por el interior de las ciudades, especialmente en zonas de tráfico restringido sin emitir ni un gramo de dióxido de carbono.

El problema de los híbridos enchufables que denuncian asociaciones de consumidores y ecologistas es que sus conductores no cargan la batería tan a menudo como debieran y esto hace que luzcan la pegatina azul en el parabrisas y disfruten de las ventajas que esto conlleva pero sin cumplir sus obligaciones. Es decir, no utilizan el modo de conducción eléctrico, ni siquiera en zonas en las que sí deberían hacerlo.

El ‘chivato’ que alerta de híbridos enchufables que no usan el modo cero emisiones en zonas de tráfico restringido

El Departamento de Transporte, Infraestructuras y Movilidad de la Ciudad de Turín ha firmado un acuerdo de cooperación con Fiat Chrysler Automobiles para poner a prueba, en el tráfico de la ciudad, la integración de la movilidad electrificada con la infraestructura de gestión de las zonas de tráfico restringido (como Madrid Central o la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona por citar ejemplos en España).

Colaboran en la iniciativa varias entidades más, entre ellas, la empresa pública de la Ciudad de Turín que gestiona la plataforma de entradas y accesos a las zonas de tráfico restringido.

Bautizado como Turin Geofencing Lab, el proyecto aprovecha las oportunidades que ofrece la rápida transformación de las ciudades en áreas “inteligentes”, que se conectan y comunican con los medios de transporte, y sobre todo en áreas “verdes”.

El sistema que delata aquellos híbridos enchufables que no utilizan el modo eléctrico en estas zonas verdes funciona en dos fases:

  • La cooperación entre el equipo de e-Mobility de FCA y el Centro Ricerche Fiat ha dado como resultado el desarrollo de un sistema prototipo con sensores a bordo totalmente integrados en el vehículo, capaces de reconocer previamente las zonas de bajas emisiones. Los sensores apagan automáticamente el motor de combustión y activan el modo eléctrico.
  • El sistema infotelemático de a bordo muestra un mensaje en la pantalla del coche para alertar al conductor de que está a punto de entrar a una zona de tráfico restringido. El sistema comprueba que el modo de conducción eléctrico está listo y lo activa automáticamente, para que el vehículo funcione con cero emisiones.

    Si el conductor decide cambiar el modo de conducción mientras está dentro de la zona restringida, por ejemplo, al modo híbrido, el sistema activa una alerta inmediata del problema y recomienda volver al modo eléctrico. Si se ignora la recomendación y el vehículo sigue funcionando en modo no eléctrico, la plataforma digital de la Ciudad de Turín recibe una notificación a través de la estrategia de comunicación identificada por los socios en el proyecto.
    Al salir de la zona de tráfico restringido, el sistema cambiará automáticamente el modo del vehículo a la configuración anterior al acceso al área restringida.

A prueba en varios Jeep Renegade 4xe

El modelo elegido para albergar los sensores y demás equipos del sistema de Fiat que detecta si un PHEV circula o no en modo eléctrico ha sido el Jeep Renegade 4xe.

La comunicación entre el Jeep Renegade 4xe (que puede alternar el modo eléctrico y de gasolina) y la infraestructura ITS (Sistemas de Transporte Inteligente) del Ayuntamiento se realiza a través del sistema Geofencing, que permite que un vehículo híbrido circule por zonas reservadas solo a vehículos eléctricos, para beneficiarse de las mismas ventajas.

Después de la primera fase piloto en la que un Jeep Renegade 4xe equipado con un prototipo de dispositivo Geofencing ha recorrido unos cientos de kilómetros, la firma del acuerdo implicará el inicio de las pruebas con dos modelos Renegade 4xe que se entregarán al Ayuntamiento de Turín en las próximas semanas. De este modo, la ciudad será la primera en el mundo capaz de comunicarse con los coches que circulan por sus calles en modo eléctrico.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here