estaciones de servicio

La tercera edición del informe “Energy Journal” de Oliver Wyman describe los retos que habrán de afrontar las estaciones de servicio en un futuro en el que se someterán a un proceso de digitalización que les permitirá comunicarse con el propio automóvil.

Según el estudio publicado, la relación estación de servicio-cliente-automóvil se está modificando debido a distintos procesos, haciendo que su modelo de negocio deba comenzar a adaptarse a esta nueva realidad. Según el censo de EE.UU., el número de hogares sin vehículo comenzó a aumentar en 2015 debido al incremento de personas viviendo en las ciudades y la falta de interés por parte de la generación millenial de adquirir un coche.

Con esta realidad sobre la mesa, las estaciones de servicio estarán obligadas a modificar su oferta de servicios para seguir siendo rentable. En este futuro contexto, el conductor pasará a un segundo plano, siendo los automóviles y las estaciones de servicio los que se comuniquen entre sí para acciones como seleccionar el combustible que desee el conductor, repostar sin que este se involucre en el proceso y gestionar el pago vía apps integradas en los respectivos sistemas.

La diversidad de los clientes también será un aspecto a tener muy en cuenta en el futuro, dada la creciente popularidad de vehículos híbridos y eléctricos que fomentará que las estaciones de servicio dispongan de estaciones de carga, así como que atiendan la creciente demanda de gas natural comprimido y licuado..

“La transformación digital de las estaciones de servicio es inminente y sus efectos cambiarán el modelo económico del sector. En los próximos años, los operadores que se anticipen al cambio contarán con una importate ventaja competitiva”, ha afirmado Alejandro Gaffner, socio de Oliver Wyman en España.

Por otra parte, los cambios en el modelo de negocio traerán consigo nuevos comportamientos por parte del consumidor. Las estaciones de servicio podrían convertirse en grandes centros logísticos de gestión de pedidos online con la posibilidad de, además de repostar combustible de forma más sofisticada, recoger pedidos entregados previamente en la estación por un dron.

estaciones de servicio

El estudio también contempla la aparición de servicios de combustible por encargo, facilitando al cliente que su pedido sea enviado al aparcamiento de su oficina, y futuros contratos de las redes de gasolineras con empresas de car sharing.

Por último, el estudio prevé que la conectividad a internet integrada en los vehículos sea suficiente para que puedan realizar recomendaciones a sus conductores sobre dónde repostar, un hecho que compañías como Jaguar y Shell ya están experimentando en Reino Unido con capacidades avanzadas de interacción entre vehículos y estaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here