Así serán las nuevas estaciones de servicio, según Reebok

Rebook, en colaboración con Gensler, presenta un nuevo concepto de estación de servicio, adelantándose al cambio que va a suponer para estos establecimientos la progresiva reducción de los vehículos de combustión y el aumento de los eléctricos.

El rumbo del sector de la automoción está cambiando de forma acelerada hacia el coche eléctrico, conectado y autónomo. El ritmo es similar a la evolución que ha tenido la tecnología móvil que ha pasado de ofrecer únicamente un servicio de llamadas hasta lo que es actualmente, en el que estas son solo una parte y, seguramente, cada vez menos importante. El concepto ‘gasolinera’ quedará obsoleto en unos años. No se trata de convertirlas en puntos de recarga. Las estaciones de servicio se convertirán en Terminales de Servicio en Movilidad (TSM). En ellas existirá un suministro para cada necesidad además de servicios de valor añadido que marcarán la diferencia.

Multinacionales del petróleo como ShellTotal o BP son las primeras que han mostrado sus intenciones de adaptarse al cambio en la movilidad que se avecina con el aumento de coches eléctricos en las carreteras y la disminución de los tradicionales vehículos de combustión.

El fabricante de equipos deportivos Reebok, propiedad del grupo alemán Adidas desde 2005, imagina un futuro en el que los vehículos serán todos eléctricos, y 71 millones de los 260 millones de automóviles que circularán en 2030 serán autónomos. Así apuesta por el desarrollo de la electromovilidad como una oportunidad para la diversificación y el crecimiento. Por eso ha encargado a Gensler, un equipo de diseñadores y arquitectos, el diseño de la reconversión de las gasolineras. La respuesta es una ampliación de los servicios que se ofrecen, adaptados al ‘nuevo modelo de cliente’ y basados en el deporte y la vida sana (barriendo para casa) bajo el nombre de Get Pumped.

Austin Malleolo, director de las instalaciones de fitness Reebok: “Este trabajo de diseño con Gensler nos permite imaginar un futuro donde no haya ninguna barrera de entrada para tener la oportunidad de ejercitarse y estar saludable. Los consumidores ya no necesitan gasolineras, pero en lugar de desperdiciarlas, las reciclamos y maximizamos el espacio para que se conviertan en lugares de comunidad”.

Gensler ha imaginado tres tipos de centros en función de su ubicación: autovías y autopistas, carretas nacionales, ciudades y pueblos.

THE OASIS
THE OASIS

Las instalaciones situadas en autovías y autopistas, llamadas ‘OASIS’, se convertirían en centros de nutrición, ofreciendo restaurantes cuya comida procede directamente de la granja, bares de zumos y centros de yoga y meditación. Fiera, los transeúntes pueden visitar el jardín o correr en una pista situada en la azotea.

THE NETWORK
THE NETWORK

Las ubicadas en carreteras,THE NETWORK’, se transformarían en gimnasios donde los viajeros pueden ‘recargar sus espíritus’. Estas estaciones de carga contarían con boxeo, spinning, crossfit y running.

COMMUNITY CORNER
COMMUNITY CORNER

Por último, en los pueblos y ciudades serían estaciones de vida sana ‘COMMUNITY CORNER’, donde los visitantes pueden hacer ejercicio, dar una clase de nutrición rápida o comprar comida saludable. Debido a que estas estaciones suelen ser más pequeñas pero están más cerca unas de otras, cada centro comunitario formaría parte de una red más grande  de tiendas para la venta de artículos deportivos y alimentación saludable.

No se les ha olvidado; en todos ellos los clientes tendrían la posibilidad de recargar sus vehículos eléctricos.

Las nuevas estaciones de servicio

¿Las estaciones de servicio podrán sobrevivir vendiendo únicamente combustibles o electricidad? Probablemente no. En la ecuación juegan un papel muy importante los impuestos estatales y autonómicos, los costes de operación y mantenimiento o el propio término de potencia a la hora de suministrar electricidad. En una actividad en la no hay clientes ‘habituales’ es importante aprovechar el paso de cada uno de ellos para ofrecerle la energía y los otros servicios añadidos como restauración, compras, descanso, alojamiento, publicidad, salas de negocio u oficina, parking, etc.

El Parlamento Europeo aprobó un informe para una nueva directiva sobre energías renovables en el que se incluye que, al final de 2022, el 90% de las gasolineras en las carreteras dentro de las redes transeuropeas deberán estar equipadas con puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Ya existen estaciones de servicio dedicadas y desatendidas, para la recarga de vehículos eléctricos, como las de Fastned, que solamente suministran energía eléctrica y que aprovechan el trinomio vehículo eléctrico + energías renovables + almacenamiento energético.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here