La factoría de Vigo producirá todas las versiones del Peugeot 2008.
La factoría de Vigo producirá todas las versiones del Peugeot 2008.

No queremos ser juez ni parte, de manera que nos vamos a limitar a enumerar los argumentos a favor y en contra de la compra de un híbrido enchufable que ha recopilado Peugeot. Hacia qué lugar se inclina la balanza, lo decides tú…

1. Precio

La parte negativa de la decisión de adquisición de un enchufable es que, hoy en día los coches eléctricos (tanto híbridos enchufables como eléctricos) tienen un precio de compra inicialmente más elevado que sus equivalentes de combustión.

Comparando modelos equivalentes dentro de la gama Peugeot, un eléctrico cuesta, desde un 22% más que su versión térmica equivalente, mientras que el coste de un híbrido enchufable se eleva entre un 6 y un 16%.

La parte positiva es que un porcentaje de ese sobreprecio se compensa con un menor su coste de uso a lo largo de su ciclo de vida.

2. Coste de uso

Este segundo punto se debe leer inmediatamente después del primero pues es el que compensa el sobrecoste de la factura de compra.

La mayor proporción del coste de utilización de un vehículo viene de la energía necesaria para que el coche se mueva: electricidad en un eléctrico, combustible en un térmico y ambos en los híbridos enchufables.

  • Recorrer 100 km con un coche eléctrico tiene un coste de entre 0,65 y 1,66 euros
  • Esta cifra asciende en un híbrido enchufable a un margen entre 1,1 a 2,5 euros cada 100 km
  • La opción más económica con un motor de combustión, un diésel eficiente de última generación, arroja un coste de entre 4,84 y 6 euros cada 100 km (en todos los casos según ciclos de consumo WLTP)

Otro factor a tener en cuenta es el coste de las revisiones, inferior en un eléctrico, cuyo motor y transmisión apenas requieren mantenimiento; y muchas de sus piezas de desgaste, como los frenos, tienen una mayor duración. En el híbrido enchufable el inferior coste de mantenimiento se reduce, en exclusiva, a los frenos.

En ambos casos, están exentos de pago del Impuesto de Matriculación mientras los ayuntamientos ofrecen distintos tipos de bonificación para el Impuesto de Tracción Mecánica (en este enlace tienes los impuestos que debe pagar un eléctrico).

También muchas compañías de seguros ofrecen pólizas más económicas para los modelos electrificados, al tiempo que las principales compañías de renting prevén valores de reventa considerablemente más altos para estos modelos.

3. Conducción

Sin ruido mecánico, ni vibraciones, y con un empuje instantáneo, poderoso y fluido son algunos de los matices que identifican la conducción de un coche eléctrico.

Entre los argumentos a favor del eléctrico, su mayor autonomía en modo sin emisiones: 340 kilómetros de autonomía máxima de un Peugeot e-208, frente a los 59 kilómetros de autonomía eléctrica en los híbridos enchufables de la marca del león.

Los eléctricos de Peugeot no tienen caja de cambios ni embrague. La única diferencia con un coche automático convencional es que la aceleración es más fluida porque no tienen marchas.

Desde septiembre, Peugeot ha conseguido unos 20.000 pedidos el e-208 en Europa.

Otra diferencia de los eléctricos es su capacidad de retención al soltar el acelerador, por la entrada en funcionamiento de los sistemas de recuperación de energía, que hace que a veces no haya ni que pisar el freno.

4. Prestaciones

Frente a sus equivalentes de combustión, los eléctricos ofrecen una mayor sensación de empuje y unas aceleraciones y recuperaciones superiores. Eso sí, su velocidad máxima es inferior al estar limitada para contener el consumo energético; algo que no sucede en los PHEV.

5. Incentivos

En este punto hay un empate para los eléctricos e híbridos enchufables, que con su distintivo ambiental de 0 Emisiones de la DGT ofrecen muchas ventajas frente a los híbridos y mild hybrid (Etiqueta ECO), y aún más respecto a los coches de combustión con etiquetas B y C.

Plan Moves 2020, más ayudas y menos exigencias para conseguirlas

En ambos casos se benefician de un acceso ilimitado a todas las zonas de la ciudad, no se les impide la circulación ante episodios de alta contaminación y, por norma general, pueden aparcar en la calle sin pagar el servicio de estacionamiento regulado y sin límite de tiempo. Para los que viven en el extrarradio también resulta muy importante que permiten el acceso libre a los carriles de alta ocupación y que disfrutan de descuentos en algunos peajes.

Además, los eléctricos e híbridos enchufables disfrutan de importantes ventajas fiscales; y son susceptibles de recibir ayudas públicas.

6. Sostenibilidad

Los eléctricos son mucho más sostenibles que los automóviles de combustión en su fase de utilización; y también a lo largo de todo su ciclo de vida, incluyendo también la fabricación y el reciclaje.

Según un informe de la Agencia Europea del Medio Ambiente, las emisiones de CO2 de los eléctricos en todo su ciclo de vida son entre un 17% y un 30% inferiores a las de los coches de combustión. Y esto, teniendo en cuenta que se recarguen con el actual mix energético de la UE: si se recargan con energía procedente de fuentes renovables, este porcentaje aumenta.

7. Calidad del aire en entornos urbanos

Además de las emisiones que afectan al calentamiento del planeta (dióxido de carbonoCO2), están las que lo hacen a la salud de las personas (óxidos de nitrógeno NOx, monóxido de carbono CO, hidrocarburos sin quemar HC, compuestos de plomo, anhídrido sulfuroso y partículas sólidas). Estas emisiones son relevantes en entornos urbanos, de gran concentración de personas, escenario en el que los eléctricos y los híbridos enchufables son claros ganadores frente a los coches convencionales.

Los eléctricos apenas producen emisiones locales: tan solo emiten las partículas sólidas producidas por la fricción de los frenos y el desgaste de los neumáticos. Los híbridos enchufables producen las mismas emisiones locales que los automóviles térmicos en los momentos en los que entra en funcionamiento su motor de combustión. Pero, dependiendo de la frecuencia de recarga, esos momentos pueden reducirse e incluso eliminarse cuando circulamos por la ciudad.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here