China extiende la rebaja de impuestos para coches eléctricos hasta finales de 2020

Entre las ventajas de comprar un coche eléctrica, están que te libras de unos cuantos pagos, pero no de todos… Repasamos los impuestos que debes pagar (y los que no).

Dejamos por un momento a un lado la satisfacción que supone conducir un coche eléctrico por el gran favor que le estamos haciendo al medio ambiente (y, de paso, a nuestra salud) y nos centramos en el frío dinero. Queremos ver qué impuestos hay que pagar por la compra de un coche eléctrico… y cuáles no.

  1. El IVA

El primer gravamen al que sí tendrás que hacer frente es al dichoso IVA. Sí, el Impuesto sobre el Valor Añadido que eleva el precio de todos (pero todos, todos) los productos en un porcentaje que varía entre si son o no de primera necesidad.

Los coches eléctricos, como cualquier otro vehículo, suman a su precio de fábrica el 21% para calcular el valor final de compra.

Como parte de las alegaciones al Plan VEA 2019, Aelec ha pedido que se rebaje este porcentaje hasta el 10%, pero de momento no se sabe si el Gobierno tiene intención de hacerlo.

Hay una excepción: Canarias. En el archipiélago pagan un tributo similar al que llaman IGIC. Las siglas corresponden a Impuesto General Indirecto Canario. Hasta hace unos meses, el IGIC que se aplicaba a los coches eléctricos era del 3%, pero hace algo menos de un año el Gobierno anunció su intención de suprimirlo.

2. Impuesto de Circulación

Popularmente se conoce como El Numerito y se paga todos los años.

No es un impuesto estatal, sino municipal. Esto significa que no se paga lo mismo ni en toas las comunidades autónomas ni en todas las ciudades (municipios de una misma ciudad también tienen precios distintos), lo que ha dado lugar a la proliferación de los llamados paraísos fiscales de los conductores que tienen censados muchos más coches de los que en realidad circulan por sus calles.

La cuantía normalmente se establece en función de los caballos fiscales; también se tienen en cuenta las emisiones contaminantes.

Renault Zoe Societé
Renault Zoe Societé

Lo bueno es que cada vez son más los ayuntamientos que ofrecen bonificaciones de hasta el 75% en el pago del impuesto de circulación.

3. Impuesto de matriculación

Este es el impuesto que NO pagas si compras un coche eléctrico.

La Ley establece diferentes tramos de tributación a abonar en el momento en que se matricula un coche nuevo (es decir, solo se paga una vez) en función de las emisiones contaminantes.

En el caso de los enchufables la ecuación es muy sencilla: como no contaminas, no pagas.

¿Y si compras un coche eléctrico usado?

Aunque todavía son pocos los coches eléctricos disponibles en el mercado de segunda mano, como se dice por ahí, haberlos, haylos.

Acceso al programa de vehículos de segunda mano certificados por Tesla
Acceso al programa de vehículos de segunda mano certificados por Tesla

Si optas por la compra de un enchufable usado los impuestos a abonar son los mismos que en uno de combustión, esto es:

  • IVA, solo en caso de que se lo compres a una empresa (la compra-venta entre particulares está exenta de IVA)
  • impuesto de transmisiones. Es el que se paga cuando le compras el coche a un particular y su cuantía viene fijada por las comunidades autónomas
  • impuesto de circulación. El numerito lo paga el que sea titular del coche a fecha 1 de enero del año en curso.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here