Montaje en Volkswagen Zwickau

La fábrica de Volkswagen ubicada en Zwickau es la primera instalación a gran escala en todo el mundo de cualquier gran fabricante en cambiar toda la producción de vehículos con motor de combustión interna a vehículos eléctricos. La transformación ha afectado al 85% de la planta, y se ha conseguido un 15% de aumento de la producción.

El factor humano, tan denostado por los números contables en la industria moderna, ha sido clave en la transformación en tan sólo 26 meses de una de las mayores plantas de producción del mundo, que ha dejado de fabricar vehículos de combustión para fabricar hasta 6 modelos totalmente electrificados y hasta 20 versiones: Volkswagen Zwickau fabrica el ID.3, ID.4, ID.5, Audi Q4 e-tron, Q4 Sportback, Cupra Born, y dos carrocerías de lujo: Bentley Bentayga y el Lamborghini URUS.

Zwikau pasó de 8.000 a 11.000 trabajadores tras la transformación de la línea de montaje de vehículos combustión a vehículos 100% eléctricos. Y eso a pesar del aumento de la robotización de la planta, que auguraba sustitución humana por máquinas.

Robotización en las líneas de montaje de Zwickau

Sin embargo, la plantilla ha visto mejoradas sus condiciones de trabajo por varios motivos. La utilización de robots ha mejorado la ergonomía de algunos trabajos manuales, y en los puestos que han sido sustituidos por robots se han creado nuevas tareas de control de calidad. Sólo se han robotizado las partes críticas, pesadas o peligrosas.

Además, todos los trabajadores han visto incrementado su salario y se ha firmado un acuerdo por el cual ningún trabajador podrá ser despedido hasta 2029.

Inversión y sostenibilidad

La transformación ha tenido una inversión de 1.200 millones de Euros y ha supuesto el incremento de la capacidad de producción hasta los 300.000 vehículos al año (El montaje de un coche lleva unas 8 horas de trabajo). Uno de los retos más significativos de Volkswagen ha sido la mejora de la sostenibilidad de su fabricación para reducir la huella ambiental de todas sus fábricas en el mundo.

Este cambio de fabricación ha generado además cinco nuevas fábricas auxiliares en la zona de Sajonia con inversiones de más de 300 millones de Euros.

Zwickau será sólo la primera de las 120 plantas de Volkswagen por todo el mundo que cambiarán su línea de montaje para satisfacer las necesidades de la nueva movilidad eléctrica. Las primeras en hacerlo han sido las plantas de Emden (ID.4), Hannover (ID.Buzz), y Chattanooga (EE.UU., ID.4), y junto con Zwickau ya tienen capacidad para producir 1,2 millones de vehículos eléctricos al año.

Y es que Volkswagen tiene previsto que en 2025 se vendan en Europa un 30% de vehículos 100% eléctricos y que en 2030 se llegue al 70% (USA y China, 50%). Estas cifras tan ambiciosas se entienden con una inversión de 18.000 millones de euros en electrificación y digitalización hasta 2025 solo para la marca Volkswagen.

Las baterías, el alma del nuevo coche eléctrico

Para toda esta gran evolución se necesitan baterías, y Volkswagen tiene prevista la puesta en funcionamiento de 6 gigafactorías en Europa en el año 2030. Una de ellas, como ya os contamos, estará ubicada en la ciudad de Sagunto. Además, según nos pudo confirmar Lars Thieleman, el Jefe de Planificación de Zwickau, el grupo tiene prevista la creación de espacios de reciclaje para la recuperación de las materias primas de las baterías y conseguir una tasa de reciclaje de más del 90%, como litio, níquel, manganeso y cobalto.

Además, la investigación en nuevos materiales y mejoras del rendimiento de las baterías mejorarán el coste de producción y por tanto los precios finales de los coches eléctricos, igualándolos con los precios actuales de la combustión.

 

Te puede interesar:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí