Meter 3 motores eléctricos en un chasis y darle rienda suelta a los más de 1.000 CV de potencia no es algo difícil para el nivel tecnológico de muchos fabricantes. Pero domar toda esa potencia para que pueda zigzaguear por las carreteras como si fuera en la vía de un tren es algo bien distinto.

Y sí, el Tesla Model S Plaid, es una de esas bestias que los ingenieros de la marca de California han domesticado a base de buenas suspensiones y una dirección muy precisa. Además, alcanzar los 100 km/h desde parada en tan sólo 2 segundos, está al alcance de muy pocos vehículos. Y ni que decir tiene que no son berlinas de cinco plazas sino superdeportivos construidos específicamente para ello.

Hace unos días publicamos en nuestro portal un artículo sobre los coches más veloces, y echando un vistazo a los datos, nos hemos quedado sorprendidos. Y es que no es un Lucid Air con 1.126 CV que lo hace en 2,7” o un NIO EP9 con 1.360 CV que lo hace en 3” y tampoco es un Lotus Evija con 2.039 CV que  hace de 0 a 100 km/h en 3”.

Y no estamos hablando de un deportivo biplaza de más de medio millón de euros, sino de un vehículo de 5 plazas, de producción en serie, con 1.020 CV y 2.162 kg de peso, que se mueve como si fueran 500 kg.

Lo que ha cambiado Tesla Model S

Pero vamos por partes. Tesla Model S Plaid es la versión desarrollada del Model S, que llega casi con el mismo chasis y carrocería. Tan sólo un Spoiler trasero de fibra de carbono y algunos detalles en las superficies exteriores que le dan un coeficiente de arrastre de 0,208 Cd. Vemos también unas llantas de alto rendimiento de 21” con unas ruedas más anchas: 265 delante por 295 detrás. Y la única marca que le diferencia es la pegatina multicolor que podemos observar en la parte trasera.

La verdad es que el diseño sigue siendo precioso. Un diseño ideado por Franz Von Holzhausen allá por 2011 que sigue siendo muy actual y que presume de 5 estrellas en los test de seguridad Euro NCAP de 2022.

Por lo demás, dos estupendos maleteros. Uno trasero y otro delantero que suman 793 Litros. Y si plegamos los asientos traseros obtenemos una estupenda capacidad para meter una bici o un montón de maletas.

Interior

Aunque el interior en blanco es espectacular, lo que más nos llama la atención es el Yoke, un volante semicircular que recuerda los volantes de la Fórmula Uno, y que elimina las palancas de intermitencia y de marcha, y del que luego hablaremos.

Otra novedad, que nos ha gustado mucho es la pantalla de instrumentación tras el volante, que muchos habían reclamado a Tesla. En esa pantalla podemos ver la velocidad, la autonomía, o las indicaciones del navegador que mejoran la seguridad porque el conductor no tiene que apartar la vista de la carretera.

Además, la gran pantalla táctil de 17” trae como novedad la posibilidad de rotarla en tres posiciones de tal forma que el conductor o el copiloto tengan mejor visibilidad y puedan acceder a todos los menús más fácilmente.

¿Volante o Yoke?

Y vamos con el Yoke. Lo primero de todo, decir que se puede elegir el volante tradicional, así que esto no va a ser un hándicap para comprar un Tesla Model S Plaid. El Yoke hace que desparezcan las palancas de intermitentes a la izquierda y de la palanca de cambios o de autopilot. Ahora Tesla ha dispuesto dos botones para dar el intermitente a izquierda o derecha, uno encima del otro. Estos dos botones son algo difíciles de pulsar sin equivocarse. Sobre todo cuando estamos en el interior de una rotonda con el volante completamente girado y tenemos que intuir qué botón pulsar. Lo más normal es que demos al botón que activa el claxon, o el del líquido limpiaparabrisas. Algo que puede volvernos locos y hacernos soltar el volante con el peligro que conlleva.

Eso sí, tengo que deciros que el Yoke es una pasada en carretera. Su precisión en las curvas es extraordinaria, y permite una mayor rapidez en la respuesta de las manos al volante. Pero es verdad que hay que acostumbrarse a la forma porque al principio perderemos su contacto en más de una ocasión y tendremos que buscarlo para terminar de dar la curva en la rotonda.

Terminando con las novedades de este Plaid, en la parte trasera, los pasajeros tendrán la oportunidad de manejar el climatizador o de ver una serie en la nueva pantalla táctil de entretenimiento. Y por supuesto de disfrutar de un sonido alucinante con 22 altavoces y 960 vatios de potencia .

Datos técnicos

1.020 CV repartidos en 3 motores, uno delantero y dos traseros,

2,1 segundos de 0 a 100km/h

600 km de autonomía

129.990€ frente a 104.990 del Model S motor dual

Autonomía

En cuanto al tema de la autonomía, Tesla Model S Plaid viene con una batería mejorada de 97 kWh netos que ofrece un gran rendimiento. Por supuesto que dependiendo de la velocidad y del trazado podremos obtener mayor o menor autonomía. Pero ya sabemos que eso nos pasa en cualquier vehículo, sea o no eléctrico. Dicho esto, en nuestra prueba por autovía en modo Sport y sin cortarnos un pelo, obtuvimos una media de 24 kWh, que nos habrían permitido alcanzar los 400 km

En nuestra segunda prueba, en carretera virada de montaña en modo Sport y exprimiendo sus motores, conseguimos unos extraordinarios 16 kWh, con los que habríamos hecho 606 km, es decir, los que certifica Tesla.

Si tenemos en cuenta la media de conducción en todas las circunstancias, hicimos 506 kilómetros en total con una media de 21,6 kWh, es decir, que habríamos conducido cerca de los 500 km sin recargar.

De 0 a 100km/h en 2 segundos

Parar el coche, bajar la suspensión al mínimo, poner el modo de conducción Plaid, tomar aliento, pegar la cabeza al asiento, acelerar a tope, sentir que la sangre se dispara hacia la nuca, que todos los músculos del cuerpo se tensan, y que la adrenalina se desparrama por todo tu cuerpo.

Y en sólo 2 segundos.

Conducción

Me gustaría dejar bien claro que Tesla Model S Plaid es una berlina de cinco puertas con 2.162 kg de peso, con buenos maleteros y una excelente habitabilidad y confort. El hecho de que además tenga una potencia extraordinaria y un par brutal no deja de ser un añadido a la hora de tomar la decisión de compra. Es probable que la opción de conducción Plaid no la utilicemos tras las primeras semanas de toma de contacto.

Pero lo que sí seguiremos usando toda la vida del vehículo son el resto de sus virtudes. Aceleración, seguridad a bordo, precisión en la frenada y en la dirección, y comodidad. Todo un montón de argumentos que hace de Tesla Model S Plaid, uno de los coches eléctricos más atractivos del mercado.

Galería de Fotos

Tesla Model S Plaid

Te puede interesar

Los Tesla Model S y Model X Plaid llegan a Europa

Ya sabemos lo que van a costar los Tesla Model S y Model X…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí