byd

La electrificación ha propiciado la aparición de nuevas marcas en el mercado español. Según un informe de Sumauto, si las matriculaciones de 2017 correspondieron a medio centenar de marcas, en 2022 ya llegan a las 60. Concretamente, ahora hay 13 marcas en nuestro país que hace cinco años no tenían presencia.


De ellas, y según datos de ANFAC:

En torno al 80% provienen de Asia; siete de cada diez son eléctricas puras; y el 85% incluyen versiones electrificadas (como CUPRA o Lynk & Co).

Entre otras, estas marcas amplían el abanico de posibilidades, de cara al consumidor: Aiways, Green Tour, JAC, LEVC, Maxus, Zhidou, MG o Polestar. Y, además, la mayor parte de las marcas que han surgido están impulsando las ventas de vehículos eléctricos, algunas también las de electrificados. De hecho, los datos de Sumauto indican que las matriculaciones de estas marcas, con respecto a vehículos eléctricos, crecerán hasta las 30.000 unidades en 2022; 40.000 en 2023.

Este escenario abre la puerta a un gran crecimiento en los próximos años. A ello contribuirán: el desembarco definitivo de BYD, el gigante asiático que más coches eléctricos vende a nivel global, el fabricante vietnamita Vinfast o la americana Lucid Motor.

Además, Apple, Xiaomi o Sony, tras su asociación con Honda, serán nuevos actores en el futuro de la electromovilidad. Incluso, en nuestro país, existen proyectos como Liux. Se trata de una start-up española que quiere fabricar 5.000 unidades de su compacto eléctrico en 2023, y alcanzar las 50.000 en 2024.

Liux.
Liux.

Nuevas marcas gracias al coche eléctrico

Entre las causas del despliegue de nuevas marcas está que el coste del desarrollo del coche eléctrico es más sencillo que uno de combustión. Eso unido al rápido descenso del coste de las baterías pone más fácil el poder industrial necesario para generar una producción rentable.

Además, esa sencillez permite a los fabricantes encontrar más fácil y rápidamente su identidad de marca y así diferenciar sus modelos frente a la competencia.

Asimismo, la prohibición de Bruselas de vender coches de combustión a partir de 2035 hace que el momento sea el adecuado para los coches eléctricos.

Otra cuestión interesante es cómo fabricantes del calibre de Volkswagen, Mercedes o BMW han creado submarcas para diferenciar sus eléctricos del resto de la gama. Así, los ID., EQ y BMW i, respectivamente.

Nicolás Cantaert, director general de Sumauto, ha explicado:

“El desembarco del coche eléctrico ha derivado en una irrupción de nuevos fabricantes en un momento de inflexión para la movilidad. Es debido a las restricciones e incertidumbres económicas que estamos viviendo. Una irrupción capitaneada por marcas nuevas que muestran una gran facilidad para tener visibilidad online y desarrollar con agilidad modelos de calidad frente a los fabricantes con renombre que provienen de la combustión y no quieren quedarse atrás en la carrera de la electromovilidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí