Son muchas las innovaciones que la marca española Liux emplea en el desarrollo de su primer coche eléctrico. Lo de que sea enchufable es lo menos llamativo: se construye en 3D, su carrocería es vegetal y tiene un sistema de baterías modular

Una veintena de jóvenes españoles (ingenieros, emprendedores, diseñadores, arquitectos, mecánicos y expertos en tecnología) están detrás del desarrollo de Liux.

Su objetivo es muy ambicioso: dar forma y poner a la venta uno de los coches más eficaces y sostenibles del momento. Se apoyan para ello en la electrificación, pero también en una lista de innovaciones que dejarán a más de uno con la boca abierta…

Liux, el primer coche vegetal de la historia

Advertisement

Dicen de Liux que será “el primer coche vegetal de la historia”. Su carrocería está compuesta por materiales basados en biopolímeros y biocomposites procedentes de fibras y resinas naturales.

Además, según explica David Sánchez Domingo, uno de los fundadores de Liux, “en el proceso de producción la impresión en 3D juega un papel fundamental”.

“Buscamos la simplicidad, eliminar todos los elementos superfluos”, añade. Esta búsqueda de la sencillez les ha permitido “reducir piezas y materiales en un 25% respecto a un coche convencional”.

Afirman también que el proceso de impresión en 3D “facilita la producción de moldes y piezas de la carrocería y el chasis que reducen los tiempos de fabricación, el consumo energético y las emisiones de CO2 en un 70%”.

El primer Liux a la venta será un compacto; el encargado será David Sancho, que ya presentó en Las 24 Horas de Le Mans de 2017 un prototipo de superdeportivo híbrido, el Bóreas, con 1.000 caballos de potencia.

Le seguirá un un coche urbano de dos plazas que se podrá matricular como turismo y como cuadriciclo; y una berlina.

Con sistema modular de baterías

Mención aparte merece la tecnología de baterías que utiliza el Liux.

El equipo de ingenieros españoles ha ideado un sistema modular de baterías que permite una extracción sencilla de toda la batería o de parte de la misma.

De esta forma, el comprador puede adquirir el coche eléctrico  con dos módulos de baterías; y más tarde comprar otros dos y duplicar su autonomía.

Liux promete también que todos sus coches serán compatibles con estas baterías y que, si después de tener uno, compras otro, puedes utilizar las baterías del primero en el segundo y ahorrártelas en el proceso de compra.

Fábrica en España

En una entrevista concedida al diario El Mundo, Antonio Espinosa de los Monteros y David Sancho, emprendedores miembros del equipo de Liux, afirman estar en “en negociaciones con varias comunidades autónomas” para encontrar el mejor emplazamiento para la que será su fabrica en España.

Si sus planes se cumplen, en 2023 habrán fabricado 5.000 unidades del Liux; cantidad que multiplicarán por 10 en 2024.

El aspecto será el de una fábrica de coches tradicional, pero “flexible y modulable”. “Hemos diseñado robots para hacer moldes con un coste de 7.000 euros; con apenas 10 robots tienes para hacer el vehículo, con lo que no necesitas 15 millones en moldes y matricería para montar la factoría”, explica Sancho.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here