ventas de vehículos eléctricos
Planta de Volvo en Daqing (China). Foto: Automotive News.

Escribimos sobre ello casi a diario: China es actualmente el líder mundial en movilidad eléctrica. Tras superar en 2020 una caída en las ventas que venía arrastrando durante tres años, 2021 confirmó la buena dinámica del mercado de vehículos eléctricos en China. Sin embargo, 2022 podría traer bajo el brazo una guerra de precios entre los fabricantes como consecuencia de algunos factores.

Los vehículos 100% eléctricos e híbridos enchufables fueron los grandes protagonistas del mercado chino en 2021. Con 2,99 millones de unidades vendidas, los vehículos de nueva energía (NEV) representaron el 15% de las ventas totales de turismos.

Menos suerte corrieron los fabricantes tradicionales de combustión. Volkswagen AG, la mayor marca automovilística extranjera en China, ha informado de que las ventas en el país han caído en cerca de un 14%. Por su parte, Nissan ha registrado un descenso en las ventas del 5,2%, mientras que Honda lo ha hecho en un 4%.

Tesla firma un gran 2021

Si hay una marca que quepa destacar en 2021 en China, esa es Tesla. El fabricante estadounidense de vehículos eléctricos vendió más de 470.000 vehículos fabricados en su planta de Shanghai durante el año pasado. De ese total, alrededor de un tercio fueron exportados, según datos de la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China (CPCA). A nivel mundial, Tesla vendió más de 936.000 unidades.

Además, estas cifras son significativas, dado que Tesla elevó los precios de sus vehículos fabricados en Shanghai dos veces en cinco semanas. La razón de estos movimientos, según el portal tecnológico cnEVpost, es que la compañía no quiere aceptar demasiados pedidos, por lo que elevó los precios para frenar la demanda.

Previsiones para el mercado de vehículos eléctricos en China en 2022

Según informa Wall Street Journal, el pronóstico para las ventas de automóviles en China para este año es muy optimista. De hecho, es probable que buena parte del crecimiento a experimentar provenga de las ventas de vehículos eléctricos, mientras que las ventas de vehículos de combustión interna podrían estancarse o disminuir ligeramente este año.

Sin embargo, habrá que estar atentos al mercado de vehículos eléctricos, ya que el camino podría no ser tan tranquilo. Según un analista de UBS Securities, banco de inversión suizo, podría desencadenarse una guerra de precios entre competidores que, probablemente, reduciría los beneficios de todos. Esto se daría debido a una situación en la que la oferta supere a la demanda en el mercado, además de que el consumo podría reducirse como consecuencia de la desaceleración económica producida por la mayor fuerza de la pandemia por COVID-19 actualmente. Hay que considerar que China pone en práctica medidas de control más férreas contra el virus.

Otro de los retos a los que se va a enfrentar la movilidad eléctrica en China es la decisión gubernamental de rebajar en un 30% las ayudas a los fabricantes. De acuerdo con la nueva normativa, solo se darán subvenciones a aquellos vehículos eléctricos con un precio inferior a los 47.000 dólares estadounidenses. Por ello, algunas marcas han optado por subir los precios para cubrir la brecha, una acción que podría poner a prueba las ventas.

A todo ello se suma el aumento en los precios del litio y el níquel, imprescindibles en la fabricación de baterías de vehículos eléctricos, que está produciendo que las baterías se encarezcan en China. Este hecho contradice las expectativas de que los precios de las baterías de iones de litio comenzarían a ser más bajos a medida que se iniciaran economías de escala en este sector.

Aun así, el aumento de los fabricantes naciones de vehículos eléctricos seguirá siendo la tendencia en China, ya que se ha comprobado que estos fabricantes suelen tener más éxito en el desarrollo de productos y tecnología que las grandes marcas extranjeras. Además, si la crisis por la escasez de chips comenzara a amainar, los fabricantes podrían volver gradualmente a sus niveles normales de producción.

Las previsiones que UBS ha lanzado muestran un optimismo controlado para la industria de vehículos eléctricos en China. La entidad prevé un aumento en las ventas del 35% a más de 4 millones de unidades a 2021, mientras que para 2025, espera que se vendan cerca de 7,05 millones de unidades.

Te puede interesar

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí