Cuando nos sentamos por primera vez al volante de un coche eléctrico y lo “arrancamos”, nos sorprende la falta de sonido del motor. No sabemos si está encendido o no, pero nos gusta la sensación.

Esta es una de las diez grandes ventajas del coche eléctrico, que os pasamos a detallar:

 1/ Los coches eléctricos NO son caros

Ya podemos encontrar en el mercado coches eléctricos con grandes prestaciones y autonomía (hasta 300 km reales) desde unos 20.000€, sin contar con ayudas estatales que pueden variar entre los 3.000 y los 7.000€ (Ver plan de ayudas).

Si a esto le sumamos lo que vamos a ahorrar en gasolina, en aparcamiento, y en mantenimiento, podemos afirmar que a la larga el coche eléctrico es más barato que uno de combustión.

2/ Los coches eléctricos tienen suficiente autonomía

La mayoría de nosotros realizamos una media de 50km diarios con nuestro vehículo, y ya existen en el mercado variedad de modelos con autonomías de 300km reales. Si realizamos un análisis en profundidad de la utilización que hacemos de nuestros coches veremos que trayectos de más de 300km sólo se realizan 2 ó 3 veces al año (datos INE http://www.ine.es/daco/daco42/etr/etr0115.pdf).

Poco a poco se van extendiendo en toda España puntos de recarga que permiten recargas rápidas, lo que supone que a mitad de camino puedas hacer un descanso mientras tu coche se recarga al 80% en unos veinte minutos.

Si quieres conocer más sobre cómo instalar y recargar un coche eléctrico en tu casa, pincha en el siguiente enlace.

3/ Los coches eléctricos son muy  silenciosos

Cuando nos sentamos por primera vez al volante de un coche eléctrico y lo “arrancamos”, nos sorprende la falta de sonido del motor.

Efectivamente, la falta de rumorosidad del coche eléctrico sorprende la primera vez que lo conducimos. Tan sólo podremos escuchar un ligero zumbido cuando aceleramos, y la rodada del neumático sobre el asfalto. La mayoría de los conductores afirman que la sensación que experimentan al conducir un coche eléctrico es de gran relajación y placidez.

Además, el ruido es uno de los grandes contaminantes de nuestras ciudades, y conducir un coche eléctrico ayuda a prevenir posibles problemas auditivos

4/ Los coches eléctricos son muy fáciles de conducir

Todos los coches eléctricos son automáticos (no tienen embrague) y esto mejora el cansancio en la conducción por un tramo urbano. Tan sólo tienen 4 posiciones:

  • D: Marcha adelante
  • R: Marcha atrás
  • N: Neutro o punto muerto
  • P: Parking o parada, que es donde se sitúa la palanca antes de pulsar el botón de encendido

Conducir un coche automático es muy confortable. Se reduce el esfuerzo físico ya que no es necesario utilizar el pie izquierdo para embragar, ni tampoco la mano derecha para cambiar de marchas. Esto se nota especialmente en las grandes ciudades, lo que hace mucho menos estresante la conducción.

También facilita mucho la conducción en carreteras con muchas curvas y en los adelantamientos, y es ideal para conductores noveles.

5/ Los coches eléctricos no contaminan

Otra de las ventajas del coche eléctrico es que no emite gases contaminantes a la atmósfera y por tanto es amigable con el medio ambiente. Hay quien dice que la energía eléctrica con la que se recarga la batería proviene de fuentes fósiles. Sin embargo, en España cerca del 60% de la generación eléctrica está libre de CO2 (renovables y nuclear), pero además podemos contratar una tarifa eléctrica 100% renovable a nuestra comercializadora.

Esta calculado que con un coche eléctrico se evita la emisión de 15 Toneladas  de CO2 en 10 años

6/ Los coches eléctricos son más eficientes

Mientras que el rendimiento de un motor térmico o de combustión es de un 20% a un 25%, el de un motor eléctrico es de al menos un 75%. Es decir, que el motor eléctrico aprovecha las 3/4 partes de la energía que consume, con lo que es tres veces más eficiente.

Y si la falta de ruido es la primera cosa que apreciamos, la segunda es sin duda la rapidísima puesta en marcha de un coche eléctrico. La máxima potencia del motor está disponible desde cero sin necesidad de desarrollos o cambios de marcha, con lo que la prestación en ciudad es muy superior a la de un coche de combustión.

7/ Los coches eléctricos no pagan aparcamiento

Para la promoción del coche eléctrico, los ayuntamientos de las grandes ciudades han establecido tarifa “0” en las zonas de estacionamiento regulado (depende del municipio), con lo que aparcar sale gratis y por tiempo indefinido. Además, en ciudades como Barcelona, en la que los peajes por el uso de autopistas está al orden del día, también se ha establecido la gratuidad para los coches eléctricos.

8/ Los coches eléctricos no tienen límite de circulación por las Grandes Ciudades

Recientemente, la alta contaminación ha establecido protocolos por los que se limita el uso del vehículo en el centro de la ciudad, pero los coches eléctricos están exentos de esta limitación.

Cada vez más ciudades están limitando la entrada de los vehículos de combustión a zonas centrales, y si queremos estar preparados nada mejor que un coche eléctrico para asegurarnos que siempre vamos a poder utilizarlo.

9/ Los coches eléctricos pagan menos impuestos

Cuando nos compramos un coche, el primer impuesto que hemos de pagar es el de  matriculación. El impuesto de matriculación suele ser un variable entre el 0 y el 14.75% según el tipo de coche basado en las emisiones de CO2 homologadas del vehículo.La mejor forma de ahorrar dinero y evitar el pago de  este impuesto es comprarse un coche eléctrico.

Por otra parte, está el impuesto de circulación que depende de cada ayuntamiento pero cada vez son más los ayuntamientos que ofrecen reducciones de un 70% sobre este impuesto  a los coches eléctricos. Es el caso de Madrid, Barcelona, o Sevilla.

Sigue este enlace si quieres saber más sobre el tema.

10/ Los coches eléctricos tienen menos mantenimiento y es más barato

El motor de un coche eléctrico es mucho más simple que el de uno de combustión por lo que tiene mucho menos mantenimiento y menos posibilidad de averías

El motor eléctrico no tiene mantenimiento de aceite de caja de cambios, filtro de aceite, filtro de aire, filtro de carburante, correa de distribución, correa de accesorios… Todo ello, supone más de un 50% de ahorro en gastos de mantenimiento.

En cuanto a la batería, no es necesario cambiarla a lo largo de la vida de un coche eléctrico normal, con lo que no supone ningún gasto adicional.

Si quieres saber más sobre el mantenimiento y el manejo del coche eléctrico, sigue este enlace.

¿Ya estás convencido? Pues ahora prueba un coche eléctrico

4 Comentarios

  1. Hola. Gracias por el artículo, muy interesante y espero que sirva para fomentar el uso de este tipo de vehículo.
    Me gustaría hacer una pequeña apreciación. En el punto 5 se comenta que la energía nuclear y las renovables están exentas de emisiones de CO2 y esto no es correcto. No producen emisiones de forma directa, pero en todo el ciclo de producción, y muy en especial la nuclear, produce unas altas emisiones de CO2. Inferiores a otras tecnologías como centrales de carbón o de gas. Sin embargo, demasiado altas como para considerar a la energía nuclear libre de emisiones de CO2. Aquí más datos al respecto. http://blogs.elpais.com/eco-lab/2011/02/el-co2-generado-por-la-energia-nuclear.html
    Un saludo.

  2. Los coches eléctricos a día de hoy, si son caros. ¿20.000 € con 300 kms de autonomía?¿Dónde? Mañana voy a comprar uno …eso no es cierto. Los coches eléctricos “no pagan aparcamiento” solo en Madrid y Barcelona …no se puede generalizar/afirmar que no pagan aparcamiento, dando a entender que es en toda España, cuando no es así. Salud@s.

    • Gracias por tu comentario. El Renault Zoe cuesta hoy 20.350. Batería en alquiler. 300 kilómetros de autonomía. Lo del aparcamiento depende del municipio, como decimos en el texto

      • Hay que reconocer que el precio del Zoe de 20.350 euros, con la batería en alquiler es un poco “trampa”, al menos en relación a otras marcas y modelos, puesto que luego hay que pagar una mensualidad de al menos 70 euros por el alquiler de la batería. Aún así, si se aprobaran unas ayudas con un presupuesto razonable para que no sean una lotería, estaríamos hablando que un Renault Zoe se podría comprar por 15.000 euros (incluyendo los 5.500 euros de ayuda). Ese sí es un precio muy a tener en cuenta, incluso teniendo que pagar 70 euros al mes por alquiler de la batería.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here