Hamburgo prohibirá la circulación de los diésel más antiguos en dos calles de la ciudad

Hamburgo, prohibirá los coches diésel más contaminantes en dos de sus calles principales a partir de la próxima semana. La prohibición afectará solamente a los vehículos de más de 3,5 toneladas en una de las calles y a todas las tipologías en la segunda.

Hamburgo, la segunda ciudad más grande de Alemania, donde viven 1,8 millones de personas, comenzará a aplicar la prohibición de circular a los vehículos diésel que no cumplen con la última normativa de emisiones Euro 6 en dos de sus calles principales.

Las prohibiciones en Hamburgo afectan a Stresemannstrasse, una calle de aproximadamente 1.600 metros, donde las restricciones solo se aplicarán a vehículos comerciales que pesen 3,5 toneladas o más. En Max-Brauer-Allee, de aproximadamente 580 metros de longitud, la afección se amplía a todos los vehículos diésel. Ambas calles están en el distrito de Altona, en el oeste de la ciudad.

La medida obedece a un fallo emitido en febrero por el máximo tribunal administrativo de Alemania que dice que las ciudades de Stuttgart y Duesseldorf deberían considerar prohibiciones para los modelos diésel más antiguos. Como consecuencia las autoridades locales pueden comenzar a implementar las prohibiciones específicas con efectos inmediatos y de forma gradual, con el objetivo de cumplir con las normas que establecen los niveles de contaminación del aire de la Unión Europea.

Alemania legaliza la prohibición del diésel más contaminantes en las ciudades

En una primera lectura la prohibición parece escasa y con muy poca afección, aunque puede considerarse como un primer paso y un primer ejemplo de concienciación para que los vehículos más contaminantes desaparezcan en las ciudades y la electrificación del transporte urbano comience a considerarse una prioridad.

Con la legalización de esta prohibición a los vehículos diésel antiguos, los jueces de Leipzig han optado por no ponerse de los fabricantes que ya han protestado contra las restricciones, destacando el riesgo que esto supone para el mercado de segunda mano y el aumento en el costo de los alquileres por la reducción del valor residual de los vehículos.

La canciller alemana, Ángela Merkel, advirtió que la decisión afecta a un pequeño número de ciudades que excedían los niveles de NOx estándares: “Examinaremos esta decisión judicial y veremos con los municipios y las municipalidades cómo proceder”.  La ministra de Medio Ambiente, Bárbara Hendricks, advirtió que las prohibiciones de tráfico eran “evitables” y que “el objetivo es evitar que esas prohibiciones de tráfico entren en vigor“. Según la Oficina Federal del Medio Ambiente, 70 ciudades en Alemania superan regularmente los límites europeos de óxidos de nitrógeno.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here