Romain Dumas asegura que su intención era batir el récord en la categoría de coches eléctricos pero, el verdadero objetivo, era pulverizar el récord de Sébastien Loeb con el Peugeot 208 T16.

Mismo coche, mismo piloto, pero diferente escenario. Tras hacer historia en Pikes Peak el coche eléctrico de Volkswagen se enfrentará a un nuevo reto en el circuito alemán de Nürburgring. El objetivo: convertirse en el coche eléctrico más rápido sobre el Anillo Verde.

En la división eléctrica de Volkswagen tienen muchos frentes abiertos. Tras ver a los suyos reconocidos como los coches eléctricos más limpios de 2018 y anunciar una inversión de casi 4.000 millones de euros en componentes eléctricos, el grupo alemán también tiene tiempo para divertirse.

Volkswagen anuncia un nuevo reto para su modelo eléctrico de competición, el VW I.D. R. Después de que este se convirtiera en el coche eléctrico más rápido en la 96ª Pikes Peak International Hill Climb, los alemanes quieren conseguir el título, pero esta vez sobre el trazado de Nordschleife.

El récord actual lo tiene el NIO EP9

Para convertirse en el coche eléctrico más rápido sobre el circuito de Nürburgring (también conocido como el Infierno Verde), el VW I.D. R tendrá que superar la marca actual que registró el NIO EP9: seis minutos, 45 segundos y 90 centésimas.

El reto es ambicioso, pero teniendo en cuenta el excelente resultado que consiguió el VW I.D. R en su anterior hito en Pikes Peak, no sería nada sorprendente que acabase el año como el coche eléctrico de competición que menos tiempo ha tardado en dar la vuelta al trazado alemán.

Romain Dumas asegura que su intención era batir el récord en la categoría de coches eléctricos pero, el verdadero objetivo, era pulverizar el récord de Sébastien Loeb con el Peugeot 208 T16.

Algunas simulaciones apuntan a que el prototipo eléctrico podría superar incluso el espectacular tiempo de 5 minutos, 24 segundos y 375 milésimas que marcó el Porsche 919 Hybrid Evo en julio de 2018 con Timo Bernhard al volante.

Para afrontar este reto, el I.D. R Pikes Peak deberá recibir ciertos ajustes en la transmisión o en su aerodinámica. Estos cambios serán evaluados por el propio Romain Dumas que repetirá como piloto durante los test que realizará Volkswagen.

“Con sólo pensar en pilotar el I.D. R en Nordschleife se me pone la piel de gallina. Conozco muy bien la pista, pero pilotar este prototipo supondrá un desafío completamente nuevo por su gran aceleración y velocidad en curva”, ha dicho Dumas. “No puedo esperar a los primeros test”, afirma el piloto.

No cierres esta noticia sin echar un vistazo a nuestra Guía de Coches Eléctricos.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here