intermodalidad

Vivimos inmersos en plena cuarta revolución industrial, cuyo vector central del cambio es el tratamiento de los datos a través, principalmente, de la inteligencia artificial.

Este nuevo paradigma tecnológico está ofreciendo posibilidades inéditas, que están generando y facilitando una evolución en los modos de vida a todos los niveles y, cómo no, en el ámbito del transporte.

En todas partes oímos una frase de moda: “Life is sharing”…la vida ha sido siempre compartir, sí, pero ahora parece que va a ser mucho más fácil gracias a la digitalización, la conectividad y las aplicación inteligente de los datos. Estas palancas de transformación están logrando algo soñado desde hace muchos años: la optimización de la intermodalidad.

Intermodalidad eficiente

Me refiero a que, ya en breve, los ciudadanos de a pie que queramos trasladarnos de un punto A a un punto B vamos a disponer de aplicaciones en las que nos van a ofrecer una serie de opciones para realizar dicho viaje, combinando diversos medios de transporte (avión, tren, taxi, coche de alquiler, car-sharing, moto-sharing, metro, autobús, etc…), de forma multimodal, y siempre señalando, para cada alternativa global, el tiempo del viaje, su coste y, novedad, su huella de carbono.

Advertisement

De este modo, el usuario va a convertir su trayecto en una experiencia de intermodalidad eficiente y, si así lo desea, sostenible.

Recientemente, he tenido el placer de escuchar a Manel Villalante, Director de Desarrollo y Estrategia de RENFE, en el marco de una conferencia celebrada en el INSIA (Universidad Politécnica de Madrid), en el que presentaba una aplicación multimodal que se va a poner en marcha después del verano, que incluye todas este tipo de prestaciones para el usuario final.

Por entrar más en detalle, si alguno de los medios de transporte incluidos en el paquete multimodal elegido por el usuario sufre algún problema, en tiempo real, la aplicación ofrece inmediatamente alternativas, con su repercusión en tiempo/coste/huella de carbono e incluso, para casos más complejos, pone a disposición del usuario un call center de emergencia, en el caso de que no pueda solucionarse directamente a través del móvil.

Lo novedoso es que, a través de la información sobre pautas de comportamiento proporcionada por el Big Data, la inteligencia artificial ofrece en todo momento alternativas interesantes para los gustos y preferencias del viajero en cuestión.

Según se comentó en la conferencia, en septiembre de 2022 ya está previsto que 9 ciudades españolas estén operativas, integrando numerosos actores (metro, bus, compañías de sharing…). Algo esencial es, precisamente, la colaboración eficiente entre ellos al servicio del usuario final. En RENFE estiman que para 2023 puede haber ya un 70% de la oferta de transporte ya integrada y ya trabajan en una integración internacional a partir de 2024.

En Dinamarca, por ejemplo, a día de hoy, ya están avanzando en este terreno a nivel estatal. En paralelo, el universo de las startups también se está moviendo a gran velocidad, como, sin ir más lejos, la española MEEP.

En definitiva, avanzamos rápidamente hacia un ecosistema en el que el transporte multimodal eficiente y sostenible se va a imponer, y donde de nuevo el impulso conjunto público y privado va a ser clave en la integración de los diferentes medios de transporte y en la aplicación de la inteligencia artificial en beneficio de los usuarios finales.

Te puede interesar

 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here