audi rs q e-tron

Audi Sport ha anunciado el comienzo de las pruebas de su Audi RS Q e-tron con el que competirá en enero de 2022 en el Rally de Dakar. Con etapas diarias de hasta 800 kilómetros, ¿Cómo serán capaces de mantener con autonomía a su vehículo de competición?

La compañía tiene el objetivo de ser el primer fabricante de automóviles en usar un sistema de propulsión 100% eléctrico junto a un convertidor de energía en esta competición.

Julius Seebach, Director de Audi Sport GmbH y responsable de Motorsport en Audi, señala:

“La tracción quattro cambió las reglas del juego en el Campeonato del Mundo de Rallies, y Audi fue la primera marca en ganar las 24 Horas de Le Mans con un prototipo electrificado. Ahora queremos marcar el inicio de una nueva era en el Rally Dakar, al tiempo que ensayamos y desarrollamos nuestra tecnología e-tron en condiciones extremas. Nuestro RS Q e-tron se ha desarrollado desde una hoja en blanco en un tiempo récord, y representa La vanguardia de la Técnica”.

El desafío de Audi puede suponer un hito en la movilidad eléctrica dadas las características del Rally Dakar, con una prueba maratón de dos semanas con etapas diarias de cerca de 800 kilómetros. Pero hay un pequeño problema, ¿Cómo van a cargar la batería del coche?

Cargar la batería del coche en el desierto

Advertisement

La experiencia de Audi en el Rally Dakar no será 100% eléctrica. Cargar la batería del RS Q e-tron en el desierto supone un problema para que el vehículo esté preparado en todo momento. Por ello, a bordo, el coche lleva instalado un motor TFSI que forma parte de un sistema convertidor de energía encargado de recargar la batería de alto voltaje durante la conducción.

El motor funciona en un rango especialmente eficiente de entre 4.500 y 6.000 rpm, lo que permite un consumo específico muy por debajo de los 200 gramos por kWh. Además, el vehículo cuenta con un sistema de recuperación de energía durante la frenada. La batería pesa alrededor de 370 kilogramos y tiene una capacidad de 50 kWh.

Stefan Dreyer, responsable de desarrollo de proyectos para competición de Audi Sport, explica:

“La batería también es un desarrollo propio que hemos realizado junto con un socio. Como ingenieros, básicamente consideramos el potencial de crecimiento de cada componente. Pero en cuanto al sistema de propulsión, en la Fórmula E ya hemos logrado una eficiencia de más del 97%, y no hay mucho más margen de mejora. La situación, sin embargo, es diferente en cuanto a la batería y al sistema de gestión de la energía: aquí es donde reside el mayor potencial de desarrollo de la movilidad eléctrica en general. Lo que aprendamos del exigente proyecto del Dakar podremos aplicarlo a nuestros futuros coches de calle. Como siempre, en este camino también trabajamos de forma estrecha junto a nuestros colegas de desarrollo de vehículos de producción en serie”.

La potencia máxima del sistema de propulsión eléctrico es de 500 kW (680 CV). Sin embargo, la organización del Rally Dakar todavía está ultimando la potencia que se podrá utilizar durante la carrera.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here