Recarga inteligente V2G
Esquema de Recarga inteligente V2G

Un estudio de la Universidad de California Irvine ha llegado a la conclusión de que la recarga inteligente V2G puede minimizar las necesidades de almacenamiento de energía estacionaria. Esto permitiría cumplir los objetivos proyectados en renovables. 

Uno de los “problemas” a los que nos enfrentaremos en los próximos años será la electrificación del transporte. Esto que, en principio, es uno de los objetivos de la transición energética, plantea una barrera ¿de dónde se obtiene la electricidad necesaria para alimentar el parque de vehículos eléctricos? La respuesta es sencilla: de las energías renovables.

El V2G sustituirá al almacenamiento de energía renovable

El nuevo problema que surge ante esta perspectiva, y que el estudio realizado por la Universidad de California Irvine y publicado por la revista Journal of Power Sources, trata de solucionar, es el almacenamiento de la energía procedente de las renovables.

La producción de energía procedente de energías renovables tiene la gran ventaja de ser limpia y barata. Sin embargo, depende de factores naturales que no podemos controlar. Por esto, es necesario almacenar el excedente de energía producida para que, cuando el cielo no esté despejado o no sople el viento, podamos tener acceso a la fuente energética.

Tal y como está planteada actualmente la infraestructura, no existe posibilidad real y eficiente de almacenar a gran escala la energía procedente de las energías renovables. Sin embargo, la Universidad de California Irvine ha encontrado una solución a través del sistema de recarga inteligente V2G.

Recarga inteligente V2G
Furgonetas e-NV200 y cargadores Enel del sistema V2G danés

Recarga inteligente V2G: Vehicle to Grid

Los vehículos permanecen aparcados el 95% de su vida útil

El sistema V2G (iniciales de ‘vehicle to grid’ en inglés) está pensado para ser usado tanto en el caso de vehículos 100% eléctricos como híbridos enchufables. El sistema permite que las baterías de estos vehículos funcionen en dos direcciones. Cuando el vehículo está en marcha, la batería suministra energía al mismo. Cuando está parado, la energía se redirige a la red eléctrica. De esta manera, la batería del vehículo estaría satisfaciendo la demanda de electricidad de una manera casi continua.

Se calcula que la mayor parte del tiempo los vehículos particulares permanecen estacionados. En concreto, los vehículos permanecen aparcados el 95% del tiempo de su vida útil. Con el sistema V2G, este tiempo de aparcamiento, podría ser usado para suministrar energía eléctrica a la red pública. El V2G eliminaría potencialmente el problema derivado de la necesidad de almacenaje de energía extra que supondría la electrificación del sector del transporte.

Esto supondría un elemento importante a la hora de llevar a cabo la transición energética hacia un modelo basado en las renovables y en la descarbonización del sector. Además, su impacto sería doble, ya que afectaría por igual al sector de la energía y al sector del transporte.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here