vehículo eléctrico

Carlos Sánchez, director de movilidadelectrica.com, ha sido entrevistado de nuevo en Onda Cero sobre las ventajas de la conducción de un vehículo eléctrico. Entre ellas destacan los beneficios medioambientales, la ausencia de ruido y el ahorro en términos económicos.

Llevamos unos cuantos meses en los que la preocupación por la contaminación ha dejado de ser una prioridad a consecuencia de la bajada de la movilidad urbana que tanto nos afectaba. En esta nueva normalidad, una de las ventajas que todos apreciamos es precisamente que hay menos ruidos y que respiramos mucho mejor.

Sin embargo esperamos que en unos meses todo vuelva a ser como antes y esto implica que volveremos a tener ruido y contaminación. ¿O no?

España es, según el Eurobarómetro, el país europeo donde sus ciudadanos están más alarmados por el medio ambiente (86%), pero aún no hemos puesto todo de nuestra parte para mejorarlo. Y a esto, los vehículos eléctricos pueden ayudar y mucho, ya que tienen ventajas medioambientales y otras económicas y de uso que nos pueden ayudar a decidirnos por el cambio.

¿Qué ventajas medioambientales tenemos con la conducción de un vehículo eléctrico?

Una de las más sorprendentes cuando probamos por primera vez un vehículo eléctrico es la falta de ruido.

Nos sentamos a bordo del coche y con una leve pulsación del botón de arranque se pone en funcionamiento silenciosamente. Es muy curioso que la mayoría de los nuevos conductores mantienen el botón pulsado varios segundos porque esperan oír el ruido del arranque. Les tienes que advertir de que ya está en marcha y que deben dejar de apretar el botón si no quieren hacerle un agujero con el dedo.

Así que el ruido del ralentí al que estamos acostumbrados desaparece.

Sí, eso es, una vez que ponemos la palanca de cambios en la posición D, sólo tenemos que levantar el pie del freno para que el vehículo se ponga en marcha. Y esta es otra de las sensaciones más diferentes a los vehículos de combustión: El coche se desplaza sin apenas esfuerzo y lo que es más importante, sin el ruido del motor. Tan sólo podremos escuchar un ligero zumbido cuando aceleramos, y la rodada del neumático sobre el asfalto, claro.

Pero lo más importante sin duda es que los coches eléctricos no contaminan o lo hacen muy poco

Claro, otra de las ventajas del coche eléctrico es que no emite gases contaminantes a la atmósfera y por tanto es amigable con el medio ambiente.

Hay quien dice que la energía eléctrica con la que se recarga la batería proviene de fuentes fósiles.

Sin embargo, según datos que podéis encontrar en Red Eléctrica, en España cerca del 70% de la generación eléctrica está libre de CO2 (renovables y nuclear). Pero además podemos contratar una tarifa eléctrica 100% renovable a nuestra comercializadora de referencia, y asegurarnos de que no contaminamos al cargar nuestro coche.

Esta calculado que con un coche eléctrico se evita la emisión de 15 Toneladas  de CO2 en 10 años

También es importante para los que bajamos mucho al centro de Madrid el tema de las limitaciones de acceso a la zona central.

Recientemente, la alta contaminación ha establecido protocolos por los que, en ocasiones, se limita el uso del vehículo en el centro de la ciudad, pero los coches eléctricos están exentos de esta limitación.

Cada vez más ciudades están limitando la entrada de los vehículos de combustión a zonas centrales, y si queremos estar preparados nada mejor que un coche eléctrico para asegurarnos que siempre vamos a poder utilizarlo.

En cuanto a las ventajas de uso, según tengo entendido la conducción de un coche eléctrico es más relajante.

Sí. La mayoría de los conductores afirman que la sensación que experimentan al conducir un coche eléctrico es de gran relajación y placidez.

Y según he visto cuando el semáforo se pone en verde son los primeros en salir;  y con bastante rapidez por cierto.

Sí. No es que tengan mayor velocidad, sino que alcanzan la velocidad permitida mucho antes. Y es que la aceleración de un coche eléctrico también es bien distinta ya que el Par Motor es máximo al inicio del arranque.

No vamos a explicar aquí técnicamente qué es el par motor, pero os pondré el ejemplo de una batidora. En cuanto apretamos el botón sentimos toda su potencia desde el principio; sin embargo cuando conducimos un coche con motor de combustión sabemos que su máxima aceleración la alcanzamos de una manera mucho más progresiva.

Pero para entender esto lo mejor es probar un coche eléctrico.

Y cuando lo hagamos, ¿nos resultará mucho más difícil de conducir? ¿Tendremos que hacer un cursillo?

Pues realmente es todo lo contrario porque los coches eléctricos no tienen cambio manual ni embrague, y tan sólo tenemos que preocuparnos de acelerar y frenar.

Conducir un coche sin marchas es muy confortable. Se reduce el esfuerzo físico ya que no es necesario utilizar el pie izquierdo para embragar, ni tampoco la mano derecha para cambiar de marchas. Esto se nota especialmente en las grandes ciudades, lo que hace mucho menos estresante la conducción.

¿Por qué se dice que los coches eléctricos son más eficientes? ¿Qué significa?

Mientras que el rendimiento de un motor térmico o de combustión es de un 20 a un 25%, el de un motor eléctrico es de al menos un 75%. Es decir, que el motor eléctrico aprovecha las 3/4 partes de la energía que consume, con lo que es tres veces más eficiente que el motor de combustión.

Y también tenemos ventajas económicas, ¿No es cierto?

Aparte del consumo, del que ya hemos hablado anteriormente, tendremos ahorros en los impuestos.

Cuando nos compramos un coche, el primer impuesto que hemos de pagar es el de  matriculación. Y fluctúa entre el 0 y el 14.75% según las emisiones de CO2 homologadas del vehículo. Como el vehículo 100% eléctrico no tiene emisiones de CO2, el impuesto será 0.

Así que la mejor forma de ahorrar dinero y evitar el pago de  este impuesto es comprarse un coche eléctrico.

Por otra parte, está el impuesto de circulación que depende de cada ayuntamiento pero cada vez son más los ayuntamientos que ofrecen reducciones de un 70% sobre este impuesto a los coches eléctricos. Es el caso de Madrid, Barcelona, o Sevilla.

¿Y los gastos de mantenimiento?

El motor de un vehículo eléctrico es mucho más simple que el de uno de combustión por lo que tiene mucho menos mantenimiento y menos posibilidad de averías

El motor eléctrico no tiene mantenimiento de aceite de caja de cambios, filtro de aceite, filtro de aire, filtro de carburante, correa de distribución, correa de accesorios… Todo ello, supone más de un 50% de ahorro en gastos de mantenimiento.

¿Cada cuanto tenemos que cambiar la batería?

Como ya comentábamos en el anterior programa, la batería no es necesario cambiarla a lo largo de la vida de un coche eléctrico normal, con lo que no supone ningún gasto adicional.

¿Contaminan las baterías al ser recicladas?

Sí, como la mayoría de los electrodomésticos. Pero hay que explicar que el 85% de los componentes de las baterías son reciclables, y pasarán muchos años hasta que esto ocurra, ya que una vez que el vehículo es achatarrado, la batería tendrá una segunda vida, porque podrá ser utilizada para el almacenamiento de energía , por ejemplo en un sistema de autoconsumo fotovoltaico.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here