bicicletas eléctricas

Más Madrid ha requerido al Gobierno del Ayuntamiento de Madrid que establezca un mayor control y garantías de seguridad después de que se haya hecho efectiva la autorización para la entrada de 3.900 bicicletas eléctricas de alquiler sin base fija a 6 empresas.

Como os contábamos el pasado martes, fueron seis operadores, Brikty S. L.; Secure Potential System SLU, Mobilitas Futurus, S.L.  Ride On Consulting; Idribk Spain S. L., y BiciMAD Go, de la Empresa Municipal de Transportes, los que solicitaron permiso para operar con 8.200 bicicletas: 6.300 en el interior de la M-30, cuando el límite autorizable se fija en 2.000, y 1.900 en su exterior, cuyo cupo máximo se fija en 2.800.

Finalmente, la Dirección General de Gestión y Vigilancia de la Circulación, dependiente de Medio Ambiente y Movilidad, ha establecido una distribución porcentual que permitirá hasta 1.999 bicicletas en el interior de la M-30. Por su parte, el exterior mantiene las cifras solicitadas (1.900) y todavía podría albergar hasta 900 bicis más.

Más Madrid pide control

Ahora, desde Más Madrid ha reclamado al Ayuntamiento que ejerza un control sobre la entrada masiva de nuevas bicicletas, que podría interferir en el desarrollo de BiciMAD así como generar desigualdades entre las zonas del interior y exterior de la M-30.

José Luis Nieto, concejal de Más Madrid en el Ayuntamiento, señala:

“Nos preocupa que este servicio pueda generar nuevos problemas en la ciudad en lugar de ser un instrumento para una mayor movilidad sostenible. Nosotros hubiéramos apostado por continuar reforzando BiciMAD, incorporando más mejoras aún y extendiendo su servicio a todos los distritos de Madrid”. En este aspecto, el concejal ha añadido que eso es lo que la ciudadanía demandaba “en lugar de autorizar la circulación de 4.000 bicicletas eléctricas que acabarán, con casi toda probabilidad, tiradas en cualquier lugar de la ciudad, obstaculizando aún más la movilidad peatonal”.

Desigualdad en los barrios

Por otra parte, desde Más Madrid manifiestan su preocupación dada la dificultad que ha generado encontrar empresas dispuestas a operar en las zonas exteriores a la M-30. De hecho, han quedado 900 vacantes de bicicletas eléctricas para estas zonas.

Nieto ha advertido:

“Esta apuesta por la privatización puede generar más desigualdad en los barrios, ya que estamos hablando de empresas que van a un beneficio rápido y no piensan en un modelo equilibrado de ciudad”.

Fuente: Europa Press.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here