hidrógeno

El Ayuntamiento de Madrid y la Empresa Municipal de Transportes firmaron la semana pasada un acuerdo marco con el Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2) con el objetivo de impulsar el desarrollo e implantación de tecnologías aplicadas al hidrógeno como combustible.

La alianza, que tendrá una duración de cuatro años prorrogables, nace de la política de apuesta por formas de propulsión menos contaminantes para los 2.000 autobuses de la EMT en Madrid. Entre otros aspectos, el acuerdo recoge una agenda de cooperación estrecha para favorecer el desarrollo tecnológico y la implantación de tecnologías aplicadas al hidrógeno y a las pilas de combustible en la empresa municipal. La investigación científica en torno a este combustible, el asesoramiento mutuo y el intercambio de información son otros de los pilares de este compromiso.

Objetivos de descarbonización

Los cuatro objetivos perseguidos con este acuerdo marco son la descarbonización del sector del transporte público urbano, la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles, la disminución de los costes medioambientales y de salud derivados del transporte público y la limitación de la contaminación atmosférica y acústica para la mejora del aire.

Experiencias previas con hidrógeno

Entre 2003 y 2005, la EMT participó en el proyecto CUTE (Clean Urban Transport for Europe)- HyFleet, en asociación con Mercedes Benz. A través del proyecto, la empresa contó con tres autobuses propulsados por pilas de combustible alimentadas por hidrógeno, obteniendo unos resultados óptimos en cuanto a rendimiento y con emisiones contaminantes cero.

Por otra parte, la EMT también participó en el proyecto City-Cell, que tuvo una duración de dos años y recibió el apoyo financiero de la UE. Asimismo, entre los años 2003 y 2004 un autobús Iveco-Irisbús de la EMT propulsado por pila de combustible circuló por las calles de Madrid.

La apuesta por el hidrógeno tiene como trasfondo el Pacto Verde Europeo, que busca la neutralidad climática para los estados de la UE en 2050. Por ello, el trabajo sobre el hidrógeno ha sido muy intensivo durante estos años. En concreto, los autobuses de pila de combustible han hecho más de 12 millones de kilómetros en Europa durante los últimos 18 meses.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here