La marca alemana devela uno de los secretos mejor guardados de su deportivo eléctrico: las claves de la excelente aerodinámica del Porsche Taycan.

Durante el confinamiento, un ingeniero se Seat explicó de la manera más sencilla posible qué es la aerodinámica y por qué es tan importante para los coches eléctricos.

Con él aprendimos que cuánto más aerodinámico sea un coche, menor será su resistencia al viento; de paso, mayor será su eficiencia, más bajo su consumo y, en el caso de los eléctricos, más larga su autonomía. También que para conseguir que un coche presente la menor resistencia posible al viento, son varios los detalles a tener en cuenta y que el diseño es muy importante.

Los secretos de la aerodinámica del Porsche Taycan

La aerodinámica de un coche se mide en Cx (coeficiente aerodinámico). El Porsche Taycan tiene un un valor Cx a partir de 0,22, el mejor coeficiente aerodinámico de todos los modelos actuales de Porsche.

Uno de los secretos de la excelente resistencia al viento del Taycan está en su diseño:

  • la superficie frontal mide 2,33 m², lo que da como resultado un factor de resistencia aerodinámica de 0,513 m²
  • el diseño de los faros, denominado Air Curtains, hace que parezca que parecen flotan uniformemente sobre estas grandes tomas de aire. Esto reduce las turbulencias y, en consecuencia, el coeficiente de resistencia al aire, igual que lo hacen las llantas con función aerodinámica
  • los bajos del Taycan se han podido revestir completamente, ya que en ellos no hay componentes por los que circulen los gases de escape calientes
  • los brazos de la suspensión están totalmente cubiertos y equipados con elementos de canalización del aire
  • los ingenieros han logrado aprovechar las ventajas de un vehículo totalmente eléctrico, especialmente en la parte trasera, a la hora de implementar un difusor extremadamente ancho. Gracias a él, mejora la resistencia aerodinámica y se reduce la fuerza ascensional
  • las entradas de aire inferiores laterales en la parte fronta disponen de elementos móviles que actúan de manera individual y sirven para dirigir el aire hacia dos radiadores. Al mismo tiempo, regulan el flujo de entrada a los frenos según las necesidades, a través de un canal específico
  • el control central que conecta todos los sistemas del chasis, registra la carga térmica de los discos de freno y, en caso necesario, (por ejemplo, en un circuito) les aplica una refrigeración intensiva

El excelente rendimiento aerodinámico del Porsche Taycan se ha conseguido con un intenso trabajo en los prototipos previos y un gran perfeccionamiento de los detalles. Antes de pasar 1.500 horas en el túnel de viento a escala real, el Porsche eléctrico ya había sido sometido a simulaciones de CFD (Computational Fluid Dynamics; simulación computacional de flujo) en 3D y había superado unas 900 horas en el túnel de viento como modelo a escala 1:3.

Porsche Active Aerodynamics

Mención aparte merece el sistema Porsche Active Aerodynamics (PAA) que ofrece varias ventajas en la parte frontal del Taycan:

  • con las tomas de aire cerradas, el sistema reduce la resistencia aerodinámica y, por tanto, aumenta la autonomía
  • con ellas abiertas, mejora el sistema de refrigeración y, al mismo tiempo, el rendimiento de los frenos

Estos elementos móviles actúan siempre según las necesidades, teniendo en cuenta el modo de conducción, la velocidad y las necesidades de refrigeración.

El Taycan también ofrece una aerodinámica activa en la parte trasera. Dependiendo de la situación, el alerón se despliega en tres posiciones distintas para influir en la resistencia aerodinámica del vehículo y así mantener la zaga siempre pegada al suelo.

El nuevo Taycan se beneficia también de las posibilidades aerodinámicas que ofrece el chasis con suspensión neumática. En función de la velocidad y del modo de conducción seleccionado, rebaja la altura de la carrocería para minimizar todo lo posible la resistencia aerodinámica.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here