El nuevo sistema de almacenamiento de energía desarrollado regala a las baterías de Skoda una segunda vida. Puede contener hasta 20 baterías de los modelos híbridos enchufables de la marca; o cinco baterías de 82 kWh del SUV eléctrico ENYAQ iV. Tiene una capacidad total de 328 kWh, que pueden utilizarse para suministrar puntos de carga rápida con una potencia de transmisión de hasta 150 kW.

Las baterías de los vehículos eléctricos de Skoda ya saben a qué dedicarán su segunda vida. Una vez hayan perdido capacidad como para prestar debidamente el servicio para el que han sido concebidas, se convertirán en generadores de energía sostenible para otros vehículos o para los puntos de venta.

El sistema de almacenamiento de la energía desarrollado por Skoda permite almacenar de forma temporal los excedentes de energía verde generada por los sistemas fotovoltaicos de los concesionarios de la marca checa. Esta electricidad puede utilizarse en cualquier momento con toda la potencia de transmisión, sin importar la meteorología o el nivel de carga de la red eléctrica local.

Advertisement

Los concesionarios pueden usar esta energía para iluminar su sala de exposiciones o su taller, o para hacer funcionar el aire acondicionado. “El sistema de almacenamiento de energía puede escalarse hacia arriba o hacia abajo, y las baterías pueden intercambiarse en unos pocos pasos, si es necesario”, afirman desde la marca. “Podrían construirse más de 4.000 de estas unidades de energías sostenible a lo largo de los próximos años”, apuntan.

Una segunda vida para las baterías Skoda, de hasta 15 años

En el corazón del sistema de almacenamiento de energía están las baterías usadas en el primer eléctrico de la marca, el Skoda ENYAQ iV o en los modelos híbridos enchufables Skoda SUPERB iV, Skoda OCTAVIA iV y Skoda OCTAVIA RS iV.

Para las primeras unidades del nuevo sistema de almacenamiento, se utilizan las baterías de vehículos de prueba y de preproducción; más adelante, las celdas usadas de los vehículos de serie también podrán tener una segunda vida útil.

La experiencia de este proyecto piloto demuestra que la capacidad de las baterías en sistemas de almacenamiento estacionarios solo se reduce en un 2 % cada año. Por lo tanto, el sistema extiende la vida útil de las baterías en hasta 15 años, mejorando significativamente su huella de carbono.

Y tras esa segunda vida…

Al final de su segundo ciclo de vida, Skoda recicla las celdas siguiendo un proceso controlado. Las materias primas recuperadas se emplean en la producción de nuevas baterías.

Tras un exitoso proyecto piloto en Praga, las innovadoras unidades de almacenamiento de energía están ahora a disposición de los concesionarios oficiales de Skoda. De momento, se han recibido 160 encargos de concesionarios de la República Checa, Alemania, Países Bajos y Eslovaquia.

Skoda Auto emite una garantía de dos años para los sistemas de almacenamiento de energía; en el caso de la segunda vida útil de las baterías usadas, la garantía es de ocho años. Los sistemas de baterías se financian a través de subvenciones municipales o estatales.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here