La compañía suiza experta en hidrógeno H2 Energy y Hyundai han firmado una joint venture para crear Hyundai Hydrogen Mobility. Ambas compañías trabajan para entregar 1.600 camiones de pila de combustible en Suiza hasta el 2025. Asimismo, otro socio comercial, Hydrospider, será el encargado de producir el hidrógeno.


No hace falta que hablemos de la apuesta de Hyundai por el hidrógeno. Es algo a lo que nos hemos referido en numerosas ocasiones. Según la compañía, las previsiones apuntan a que la demanda de hidrógeno se multiplicará por 10 entre 2015 y 2050. Se utilizará para alimentar tanto a los nuevos vehículos como a las calefacciones domésticas. El objetivo final es que el hidrógeno se convierta en una alternativa real a los combustibles fósiles para reducir de manera drástica la contaminación atmosférica.

Será en el transporte donde aumente la demanda de hidrógeno de forma más significativa. Eso incluye coches, trenes, barcos, drones y, por supuesto, autobuses y camiones. De hecho, las previsiones apuntan a que el sector del transporte utilizará, en 2050, alrededor del 28% de la demanda mundial de hidrógeno. Es más, entre el 20 y el 25% de los vehículos utilizarán este combustible a mediados del siglo XXI.

Flota de camiones H2 Xcient Fuel Cell

Hyundai Hydrogen Mobility inicia su andadura con el proyecto para entregar 1.600 camiones de pila de combustible en Suiza de aquí a 2025.

Para ello, este proyecto utilizará una flota de camiones pesados de pila de combustible de hidrógeno H2 Xcient. Cada uno de ellos ahorra alrededor de 65 toneladas de CO2 al año.

Por otro lado, el socio comercial Hydrospider será el encargado de producir el hidrógeno. Hydrospider es una empresa conjunta de H2 Energy, el proveedor suizo de servicios de energía Alpiq y la compañía global de gas e ingeniería Linde.

Mientras Hydrospider aumenta su producción de hidrógeno, Hyundai está fabricando una flota de camiones de pila de combustible H2 Xcient.

Hyundai H2 Xcient Fuel Cell, el camión para la flota de Hyundai Hydrogen Mobility.
Hyundai H2 Xcient Fuel Cell, el camión para la flota de Hyundai Hydrogen Mobility.

Desde Hyundai explican que la tecnología de pila de combustible es particularmente adecuada para el transporte de mercancías. Es consecuencia de su amplia autonomía y sus cortos tiempos de repostaje de combustible en comparación con la tecnología de los vehículos eléctricos de baterías.

Además, las pilas de combustible y los tanques de hidrógeno no pesan tanto como las baterías necesarias para mover un camión eléctrico. Los sistemas de pila de combustible dobles proporcionan suficiente energía para que los camiones pesados puedan circular por las montañas de Suiza con total normalidad.

Cada camión H2 Xcient Fuel Cell funciona con un sistema de pila de combustible de hidrógeno de 190 kW (equivalente a 256 CV). Incorpora un sistema dual de pilas de combustible de 95 kW (127 CV). Siete grandes tanques de hidrógeno ofrecen una capacidad de almacenamiento total de unos 34 kg de combustible.

La autonomía es de aproximadamente 400 km. Además, el repostaje se realiza en unos 10-15 minutos, un tiempo comparable al de los vehículos de combustión interna.

Hyundai Hydrogen Mobility

Hyundai Hydrogen Mobility alquilará los camiones a los operadores de flotas mediante un sistema de pago por uso. Eso significa que no existe riesgo o inversión inicial para las compañías de transporte. Se necesitan 15 camiones para que una estación de combustible sea rentable.

Con el uso de vehículos de hidrógeno para el transporte de mercancías, Hyundai asegura una demanda estable de combustible. Y mediante la producción de hidrógeno industrial, Hydrospider asegura un suministro constante. Ésta es la base del ejemplo de negocio, que hace que la movilidad del hidrógeno sea económicamente viable y susceptible de crecer. A través de este proceso, Hyundai construirá una infraestructura de hidrógeno en Suiza de manera gradual.

La configuración de la infraestructura de abastecimiento de combustible para camiones con estaciones que funcionan a 350 bares también abre la posibilidad de extender la red para turismos. Los coches de pila de combustible se repostan a una presión de 700 bares. En consecuencia, se podrán añadir estas soluciones de repostaje a la red existente de manera rentable.

El acceso a una infraestructura adecuada de reabastecimiento de hidrógeno alentará a más personas a comprar vehículos de pila de combustible de hidrógeno. A medida que más personas cambien a opciones de movilidad ecológica, las emisiones de carbono disminuirán, lo que mejorará la calidad del aire.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here