El bus eléctrico de TMB ya circula por las calles de Barcelona

0
860

Barcelona cuenta desde hace varias semanas con su primer autobús eléctrico puro. El modelo de la firma china BYD está circulando por el momento sin pasajeros recorriendo diferentes líneas de TMB hasta que sea incorporado en unas semanas a una línea en concreto con base en la cochera de Horta.

Como ya informábamos en este medio hace unos meses, el Ayuntamiento de Barcelona, Transports Metropolitan de Barcelona (TMB) y BYD han llegado a un acuerdo para el contrato por Leasing de un autobús eléctrico durante un periodo de dos años. Transcurrido ese tiempo y si las pruebas efectuadas son satisfactorias, se tratará la compra de de esta y otras nuevas unidades.

Aunque en un primer momento se pensó en el modelo eBus-12, que la firma china mueve por Frankfurt, Budapest, o Bruselas, finalmente será el K9, un autobús algo más pequeño pero con similares prestaciones.

El autobús

El autobús K9 es del tipo estándar, de 12 metros de longitud, tres puertas y capacidad para unos 75 pasajeros. El propulsor es un conjunto de dos motores eléctricos de 90 kW cada uno, alimentados por una batería de ión-litio con núcleo de hierro de 324 kWh. Según el fabricante, el coche se puede cargar en cinco horas y tiene una autonomía de 250 kilómetros, suficiente para una jornada de servicio en una línea urbana.

Consumo

Según BYD su consumo es de 100 kWh cada 100 km, aunque en las pruebas realizadas en Holanda este consumo se elevó hasta los 125 kWh. Aún así, el coste de la energía eléctrica frente al diésel de un autobús de última generación supone casi dos tercios menos, por lo que la amortización según el director general de Autobuses de la compañía, Jaume Tintoré sería de unos 14 años.

Medio Ambiente

Para el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, el estreno de este autobús se enmarca dentro de las políticas para una ciudad inteligente que Barcelona ya ha promovido con la moto, la bicicleta y el coche eléctrico, y ha situado el acuerdo con BYD en el marco de su visita institucional a China.

La prueba intensiva del autobús de BYD permitirá contrastar si un vehículo eléctrico puro, alimentado por baterías y que no emite localmente gases de ningún tipo, puede asumir un servicio de transporte de pasajeros en una ciudad como Barcelona con prestaciones similares de autonomía, confort y rendimiento a otro vehículo de la flota actual y con unos costes por viajero y kilómetro también equivalentes.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here