fabricantes de eléctricos chinos
Imagen: DepositPhotos.

China registró 2,4 millones de unidades de vehículos eléctricos vendidas durante el primer trimestre de 2022, confirmando que es el mercado más grande y de más rápido crecimiento de este tipo de vehículos en el mundo. Ahora, tras el anuncio de la rebaja de precios de Tesla a finales de octubre, la dinámica del mercado chino ha alcanzado un nuevo máximo.

Ante este contexto surgen dos preguntas: ¿Cómo se volvió China tan conocedora de la tecnología de vehículos eléctricos? ¿Cómo su capacidad de producción alcanzó millones de vehículos al año? El experto en la región Asia Pacífico, Baran Gamusel, señala al medio Global Fleet:

“La estrategia china durante la transición a un mercado abierto fue establecer la obligación de que las empresas extranjeras formaran una empresa conjunta. China quería acceder a los conocimientos técnicos del motor de combustión interna (ICE) a través de esto. Pero no tardaron mucho en darse cuenta de que tratar de superar un conocimiento acumulado durante 100 años era casi inútil”.

Entonces, China aprovechó sus suministros de minerales raros y se centró en los vehículos eléctricos. A lo largo de los años, el mercado chino de vehículos de pasajeros se dividió en dos entre compañías extranjeras y locales. Así, mientras fabricantes extranjeros como Volkswagen y Toyota acapararon cerca del 60% del mercado, las empresas locales como BYD, Geely y Xpeng se enfocaron en el mercado de vehículos eléctricos. Hasta 2014, en el que mercado chino de vehículos eléctricos entró en una nueva era.

La conquista de Tesla

A medida que la industria local de vehículos eléctricos y los fabricantes de baterías crecieron, China no tardó en estrechar los lazos con la estrella que emergía al otro lado del Pacífico. Tesla vendió sus primeras unidades en el gigante asiático en 2014, bajo altos costes de envío, aranceles e impuestos. En 2018, la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China liberó a Tesla de la obligación de establecer una empresa conjunta, estableciendo un privilegio sin precedentes.

Gumusel explica:

“Aunque Volkswagen haya estado operando en China durante cerca de 40 años, Tesla es el primer fabricante en ingresar al mercado chino eludiendo la obligación de empresas conjunta. China no necesitaba aprender nada de Tesla, simplemente quería aumenta la producción local de vehículos eléctricos. Además, Tesla aprovechó para utilizar minerales y baterías chinas.”

En 2019, un año después de su llegada a China, Tesla comenzó a operar la gigafactoría en Shanghai. En 2021, el gigante chino de las baterías CATL firmó un acuerdo de suministro con la compañía de Elon Musk hasta 2025.

El período de pandemia reivindicó la relación especial entre Tesla y China. Si bien la mayor parte de la cadena de producción y suministro se detuvo temporalmente, el gobierno chino proporcionó transporte para los empleados de Tesla y estableció todas las medidas de higiene necesarias en la gigafábrica. Mientras que otros fabricantes de automóviles extranjeros estaban intentando combatir las adversidades, Tesla ya producía hasta 3.000 vehículos semanales en Shanghai en marzo de 2021.

En septiembre de 2022, Tesla batió su récord mensual de ventas con 83.135 unidades.

La llegada de nuevos actores

A pesar del apoyo exclusivo que Tesla ha recibido siempre del Gobierno chino, la compañía se enfrenta ahora a una fuerte competencia y a problemas de mercado que le han obligado a recortar sus precios y revisar sus estrategias.

Uno de los factores a tener en cuenta es que los fabricantes locales como Geely, BYD y GAC, están aumentando su participación de mercado. De hecho, BYD ha superado a Tesla en ventas en 2022. 

Fuente: Global Fleet.

Te puede interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí