Nissan entrega 230 LEAF a la Guardia Civil

Como en toda historia, en esta, hay dos versiones. Una asociación de agentes denuncia que la Guardia Civil no puede usar sus nuevos coches eléctricos porque no tienen dónde cargarlos. Fuentes oficiales lo desmienten pero reconocen que las nuevas unidades todavía no tienen destino

Hace solo unos días, la Guardia Civil anunciaba la compra de 230 Nissan Leaf que se sumaban a su flota de vehículos oficiales.

La adquisición se presentaba entonces como prueba de la apuesta del cuerpo oficial por la movilidad sostenible. En el acto, presidido por la Directora General de la Guardia Civil, María Gámez, también se recepcionaron 150 Renault Arkana con hibridación ligera.

Gámez dijo que los 230 coches eléctricos de la Guardia Civil se repartirían entre diferentes comandancias pero, a día de hoy, parece que siguen aparcados en las instalaciones de la Benemérita en Alcalá de Henares (Madrid). Y es aquí donde empieza la polémica.

Polémica con los coches eléctricos de la Guardia Civil

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado que los nuevos coches eléctricos de la Benemérita siguen parados no porque esperen destino, sino que lo que esperan es puntos de recarga.

Desde la asociación califican de “chapuza” que el organismo haya adquirido coches eléctricos cuando los planes de instalación de infraestructuras de recarga se han retrasado.

Como respuesta a la denuncia de la AUGC, la Dirección General de la Guardia Civil ha publicado un comunicado en el que defiende que “en la actualidad, todos los vehículos eléctricos asignados a distintas unidades de la Guardia Civil cuentan con diferentes posibilidades de recarga, mediante puntos habilitados, tarjetas de recarga y cargadores portátiles adaptables”.

Afirman también que “no consta que ningún vehículo eléctrico esté parado por no disponer de posibilidades de recarga”.

La versión oficial de la Guardia Civil

En los siguientes párrafos recuerda que “la Guardia Civil adquirió, durante los años 2020 y 2021, 184 vehículos eléctricos que están prestando servicio en unidades fiscales, cabeceras de comandancia y algunos puestos principales donde existen puntos de recarga u otro medios para hacerlo”.

Pero cuando hace alusión a la nueva compra dicen que “recientemente se han recibido 230 eléctricos que se encuentran actualmente en proceso de distribución a las unidades”.

Coches eléctricos de la Guardia Civil

 

Es decir, ambas versiones coinciden en que los coches eléctricos están parados, pero difieren en el motivo por el que no han empezado a prestar servicio pese a estar debidamente rotulados y equipados.

Puntos de recarga, en nueve meses

“La Guardia Civil está realizando una apuesta por la transición energética y para ello, dentro del Plan de Transformación y Resiliencia acaba de entrar en vigor un contrato, con plazo de ejecución de 9 meses, para la instalación de 1400 puntos de recarga en toda la geografía nacional”, afirman fuentes oficiales.

Esto también coincidiría con la versión de la AUGC que adelanta que los nuevos coches con etiqueta cero de la Guardia Civil no empezarán a funcionar “hasta después de verano”.

coches eléctricos Guardia Civil

Con las motos también hubo polémica

La compra de 157 motos eléctricas para el Seprona (la unidad de cuidado del medio ambiente de la Guardia Civil) también dio que hablar.

Tras publicar la noticia y hacernos eco de ella en redes sociales recibimos numerosas respuestas en las que no se criticaba tanto la compra de motos eléctricas, como el destino. Entre otras cosas, quienes opinaban en contra se preguntaban cómo se recargarían especialmente teniendo en cuenta que van a prestar servicio en zonas rurales donde el despliegue de puntos de carga es todavía menor.

 

Te puede interesar…

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí