Está en plena fase de desarrollo y no se le espera hasta muy avanzado el 2021. Pero la marca bávara no quiere que olvidemos todo el esfuerzo que está poniendo en la construcción del que será uno de sus pilares en los próximos años, el BMW iX, y ha desvelado las primeras imágenes y un montón de datos.

Quizá achuchado por la competencia (su compatriota Volkswagen ha dado pasos de gigante con la plataforma MEB y la familia ID.), quizá convencido por fin de las posibilidades de la movilidad eléctrica a corto plazo, BMW ha dado un giro radical en su estrategia. En poco tiempo, ha pasado de apostar fuerte por la hibridación a poner (casi) todas sus cartas en el lado de la electrificación pura. Y así, anuncia el desarrollo de una plataforma exclusiva para coches eléctricos y el objetivo de alcanzar las 130.000 ventas de enchufables en España antes de que termine la década.

A día de hoy, el máximo exponente de esta nueva estrategia de electrificación es el BMW iX. Un coche completamente nuevo que hace realidad muchos de los conceptos adelantados con el BMW Vision iNEXT.

BMW iX, un SAV cien por cien eléctrico

El BMW iX está en fase de desarrollo y no llegará al mercado hasta finales de 2021. La marca bávara lo presenta como “el primer modelo basado en un nuevo futuro concepto modular y escalable desarrollado por BMW Group y centrado en una nueva interpretación del diseño, la sostenibilidad, el placer de conducir, la versatilidad y el lujo”.

El iX es un SAV (Sport Activity Vehicle) que disfruta de las últimas innovaciones en electrificación, conducción autónoma y conectividad para ofrecer una nueva experiencia de movilidad.

500 CV de potencia…

Mueven al BMW iX dos motores eléctricos que suman una potencia de 370 kW (500 CV) y le permiten pasar de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos. El consumo, muy contenido: menos de 21 kWh cada 100 kilómetros bajo el ciclo de pruebas WLTP.

Llega a España la red de carga de BMW: con 2.000 cargadores de uso público

Una batería de alto voltaje de última generación, con una capacidad de más de 100 kWh, debería permitirle registrar una autonomía de más de 600 kilómetros en ciclo WLTP. En este punto, es importante matizar que todas las cifras relacionadas con las prestaciones, el consumo de energía y la autonomía son predicciones basadas en la fase actual de desarrollo del coche eléctrico.

… y 120 km de autonomía en 10 minutos

Mención aparte merecen los tiempos de carga que promete el BMW iX.

La nueva tecnología de carga del BMW iX permite una carga rápida de corriente continua de hasta 200 kW. De esta forma, la batería puede ser cargada del 10 al 80% de su capacidad total en menos de 40 minutos.

Además, en sólo diez minutos se puede introducir suficiente energía en la batería para aumentar la autonomía del coche en más de 120 kilómetros (supera de esta forma al Audi e-tron que recupera 110 km en 10 minutos gracias a su excelente curva de carga). Para cargar la batería de alta tensión de 0 a 100% mediante un wallbox con 11 kW de energía se precisan menos de once horas.

Las baterías del BMW iX están diseñadas como parte de un ciclo de recursos a largo plazo y permiten un índice de reciclaje excepcionalmente alto. La energía utilizada para producir las celdas de la batería y la batería de alta tensión provienen exclusivamente de fuentes renovables.

Hablemos de diseño

Por buscar referencias, diremos que el BMW iX es comparable al BMW X5 en longitud y anchura; mientras que se acerca más al BMW X6 en altura. El tamaño de las ruedas recuerdan al BMW X7.

El centro del frontal está presidido por una prominente parrilla cegada de doble riñón. Esta actúa a modo de panel inteligente en el que se esconden la tecnología de la cámara, las funciones de radar y otros sensores responsables de las funciones de conducción autónoma del iX.

Llaman la atención también los grupos ópticos con unos faros muy estrechos; los tiradores de las puertas enrasados; las ventanas laterales sin marco; el portón trasero (que tampoco tiene juntas de separación); y la forma rectangular de los pasos de rueda pasos de rueda.

Pasemos dentro

Gran habitabilidad, combinación de materiales de alta calidad, asientos de nuevo desarrollo con reposacabezas integrados y un techo panorámico de cristal excepcionalmente grande para los cinco asientos del habitáculo son algunas de las claves del interior del BMW iX.

Destaca la ausencia del túnel central, una idea con la que BMW pretende aumentar una sensación de amplitud que se materializa con más espacio para las piernas, tanto en la parte delantera como en la trasera. Persiguiendo ese objetivo espacio libre, las pantallas y controles se han reducido a lo esencial; los altavoces quedan integrados fuera de la vista; y el BMW Head-Up Display, encastrado tras la instrumentación para que resulte casi invisible.

Remata el conjunto el volante, de forma hexagonal.

El BMW iX se producirá en la planta de BMW en Dingolfing desde la segunda mitad de 2021 como el buque insignia de la nueva tecnología de BMW Group.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí