Schaeffler

La recién creada división E-movilidad de Schaeffler ha presentado en el 11º Simposio Schaeffler sus nuevas soluciones para propulsiones eléctricas e híbridas. Destacan los módulos híbridos compactos con embrague triple   integrado, una nueva generación de propulsiones de eje eléctricas y las innovadoras “cajas de cambios híbridas dedicadas” completas.

El endurecimiento de los límites de CO2 en los principales mercados automovilísticos será pronto una realidad, con previsiones como la de la Unión Europea de que el límite para el parque de vehículos vigente hasta 2021 de 95 gramos de CO2 por kilómetro se reduzca hasta un 30% más hasta 2030. En algunos mercados como China o California se han  establecido cuotas fijas para vehículos con propulsiones alternativas. Schaeffler ha presentado sus nuevas soluciones en vista a que se puedan seguir fabricando vehículos eléctricos e híbridos rentables, dado que las disposiciones legales, y las preferencias de los clientes varían mucho de un país a otro.

Schaeffler es en la actualidad, líder mundial en la implantación de embragues dobles y  módulos híbridos para vehículos híbridos, en los que la propulsión eléctrica está situada entre el motor de combustión y la caja de cambios, denominada “disposición P2”. En la segunda generación actual de los módulos híbridos, se ha conseguido alojar el embrague de separación, responsable de la desconexión entre el módulo híbrido y el motor de combustión durante la conducción eléctrica, en el interior del motor eléctrico.

Con la tercera generación del módulo presentada en el Simposio Schaeffler, ahora el embrague doble completo también se traslada para alojarse dentro del motor eléctrico, más concretamente en la cavidad del rotor. Para garantizar el arrastre de fuerza necesario, se utilizan embragues de discos múltiples de varias capas, como los que también se utilizan en los vehículos deportivos de alto rendimiento. En asociación con los actuadores, también integrados completamente para el accionamiento de los tres embragues, el resultado es un módulo híbrido muy compacto, que alarga la transmisión solo un poco en comparación con su equivalente de motor de combustión.

Schaeffler

Durante el Simposio, la compañía también ha presentado su nuevo concepto denominado “caja de cambios híbrida dedicada”. La “DH-ST 6+2” consiste en una caja de cambios automatizada que ofrece dos marchas eléctricas y seis mecánicas. Integrado en la estructura de la caja de cambios, el motor eléctrico funciona en paralelo al motor de combustión, de modo que dispone de dos relaciones de transmisión. La ventaja de ello es que el motor eléctrico es capaz de funcionar de manera muy eficiente incluso a altas velocidades.

El motor de combustión también dispone de dos relaciones de transmisión exclusivas, existe un tipo de caja de cambios de reproducción entre ambas cajas de cambio parciales que se encarga de que el motor de combustión utilice también la caja de cambios parcial de la ruta eléctrica, de manera que este dispone de otras cuatro marchas.

Las simulaciones que Schaeffler ha llevado a cabo demuestran que la “DH-ST 6+2” sumada a una potencia del sistema de 220 kilovatios, pueden lograrse prestaciones deportivas, así como un consumo de combustible de 4,5 l/100 aprox.

Además, al prototipo de vehículo con dos propulsores eléctricos en los ejes delantero y trasero que Schaeffler presentó en 2011 se suma ahora un nuevo módulo completo para ejes eléctricos, comprendido por variantes de propulsión tanto paralelas al eje como coaxiales, incluyendo los componentes opcionales para el diferencial, la caja de cambios de dos velocidades y la distribución activa de par.

“Nos consideramos un socio de desarrollo para todas las formas de electrificación. En la actualidad, Schaeffler ofrece una gama de productos tecnológicos amplia y bien surtida con la que puede electrificarse la transmisión“, ha explicado Mattias Zink, director de Automotive de Schaeffler.

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here