FlashBattery, la batería de carga ultra rápida compuesta por nano materiales llamados péptidos puede recargarse en tan solo cinco minutos y lograr hasta 500 kilómetros de autonomía. Además son más seguras puesto que no existen sobrecalentamientos al reducirse la resistencia de sus celdas.

Una vez que la tecnología de las baterías de los coches eléctricos ya les permiten realizar cualquier recorrido urbano que se presente en el día a día, gracias a autonomías que superan los 300 kilómetros con cada carga, ahora llega el reto de escapar de las ciudades para conquistar  recorridos más largos que permitan utilizarlos para viajar.

La infraestructura de recarga rápida es imprescindible para acortar los tiempos de espera y sobre ella se está trabajando para aumentar la potencia que pueden suministrar a los vehículos. Se barajan potencias de 350 y 400 kW, que serían capaces de completar la carga de una batería de 100 kWh (unos 400-500 kilómetros de autonomía) en tan solo un cuarto de hora.

StoreDot presenta una batería de carga ultra rápida

Otra posibilidad es la que plantea la empresa israelí StoreDot, que en la feria de la tecnología CUBE, celebrada en Berlín entre el 10 y el 12 de mayo, ha presentado una nueva batería, llamada FlashBattery, capaz de recargarse en cinco minutos y lograr una autonomía de hasta 483 kilómetros.

Durante el evento la empresa realizó una demostración en la que quiso mostrar las ventajas de esta nueva tecnología frente a las baterías de iones de litio basadas en grafito: “Este nuevo método sería posible gracias a la combinación de compuestos orgánicos con nano materiales formados por cadenas cortas de aminoácidos, llamados péptidos, en una estructura cristalizada”. Estos cristales, según la empresa, pueden almacenar carga o emitir luz, son fáciles y baratos de fabricar y no son tóxicos. Sus componentes unidos constituyen un módulo que requiere de un tiempo para recuperar la carga.

Podría estar en el mercado en tan solo tres años

Otra de las ventajas es la seguridad: no es inflamable, su temperatura de combustión es alta, por lo tanto no existen sobrecalentamientos al reducirse la resistencia de las celdas de la batería. Ya en 2015 StoreDot fue capaz de realizar la recarga de un teléfono móvil en segundos y ahora asegura que el desarrollo se encuentra en una fase avanzada de forma que podría llegar al mercado en tan solo tres años.

Sobre características tan importantes como su ciclo de vida, es decir, su capacidad para lograr una gran cantidad de ciclos de carga y descarga sin degradación, su durabilidad, su capacidad energética, su peso y sus posibilidades de adaptarse a diferentes geometrías para ser instaladas en los coches eléctricos no tenemos información.

Celdas de la batería FlashBattery de StoreDot
Celdas de la batería FlashBattery de StoreDot

Un aspecto curioso de la creación de estas baterías es que su hallazgo, fruto de la casualidad.  Los nano materiales que se utilizan para su formación fueron hallados en investigaciones sobre el Alzheimer realizadas por científicos de la Universidad de Tel Aviv.

Una tecnología muy prometedora sobre la que permaneceremos atentos. En este punto cabe recordar la presentación que a principios de 2016 realizó la empresa Grabat que prometía que sus baterías de grafeno revolucionarían la movilidad eléctrica. Aseguraban la llegada de una tercera revolución industrial y que ya tenían acuerdos firmados con varios fabricantes de coches eléctricos a los que suministrar estas baterías. En aquella presentación no pudimos ver ninguna demostración de la realidad de estas baterías y desde aquel momento no hemos vuelto a saber nada del proyecto. Esperamos que este caso sea diferente.


Vídeo de cabecera: Youtube (Store Dot)

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here