Batería del Nissan IDS de 60 kWh
Batería del Nissan IDS de 60 kWh

Nissan está negociando con una empresa china la venta de su participación en AESC, la joint venture que junto a NEC se encarga de suministrar las baterías a todos sus vehículos eléctricos.

Nissan es uno de los fabricantes que ha optado, desde que puso en el mercado el Nissan Leaf, por fabricar sus propias baterías. Para ello formó, junto a NEC, Automotive Energy Supply Corporation (AESC) una empresa conjunta de la que posee el 51% del capital.

Esta empresa suministra las baterías para los dos modelos eléctricos del fabricante japonés, el Leaf y la e-NV200, además de a la Renault Kangoo ZE y al Fluence ZE. Pero por lo que parece Nissan no está muy conforme con la rentabilidad económica de esta estrategia y se está planteando la venta de su participación a una firma china de capital riesgo, GSR Capital, según informa Bloomberg.

Las negociaciones podrían cerrarse por una cifra cercana a los 1.000 millones de dólares

Según la Nikkei Assian Review en las negociaciones, que parecen bastante avanzadas, se barajan cifras de aproximadamente 988 millones de dólares por la parte de la empresa de Nissan en las que también entrarían las plantas de fabricación de baterías en Estados Unidos y Reino Unido. Por su parte GSR Capital estaría pensando en trasladar parte de la producción a la provincia china de Hubei, para suministrar baterías al creciente mercado chino de vehículos eléctricos.

Baterías del Nissan Leaf en el EVS29. Foto Autoblog
Baterías del Nissan Leaf en el EVS29. Foto Autoblog

Si la operación llega finalmente a concretarse Nissan podría seguir manteniendo a AESC como su proveedor principal, por temas económicos y de adaptación a sus modelos, aunque algunas señales indican que LG Chem podría convertirse en su próximo proveedor de baterías, como lo es ya para su socio en la Alianza con Renault. El fabricante francés trabaja con los coreanos desde hace tiempo en la batería del Renault Zoe.

La estrategia de los fabricantes respecto al suministro de las baterías de los coches eléctricos es una decisión crucial para los próximos años. Son dos industrias que están creciendo de forma paralela. Hay fabricantes que quieren tenerlo todo controlado siendo sus propios suministradores y fabricantes que externalizarán esta compra. Hay que recordar aquí que la batería, dependiendo del modelo, puede llegar a suponer el 40% del precio, y que las cuotas de producción pueden suponer un cuello de botella, por los que acertar o no en esta decisión puede ser clave en el futuro.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here