La necesidad de reducir hasta 95 gramos de CO2/km la media de emisiones que exige la legislación europea ha impulsado las ventas de eléctricos. El incremento, en lo que va de año llega al 101,7%, alcanzando las  5.986 unidades. El objetivo es cerrar 2020 con más de 65.000 unidades de vehículos eléctricos, lo que exige un crecimiento del 170%.


Los datos proceden de la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (AEDIVE) y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM). Según sus cifras:

Los turismos subieron un 120% hasta febrero, con un total de 3.209 unidades. Con respecto a los ciclomotores, crecieron un 79,3%, con un total de 1.734 unidades. Por su parte, las motocicletas registraron 658 unidades, lo que supone una subida del 250%.

GANVAM y AEDIVE recuerdan que los objetivos del Ministerio de Transición Ecológica fijan que para el ejercicio 2020 deberán alcanzarse las 65.000 matriculaciones de VE. Eso supone que las ventas de eléctricos deberán crecer un 170% a cierre de año.

Achatarramiento, aliciente para las ventas de eléctricos

Si se quiere cumplir la hoja de ruta hacia la descarbonización prevista, ambas asociaciones consideran necesario acelerar el despliegue del vehículo eléctrico. Para ello, exponen, se deberá poner en marcha un plan de acción que requiere un replanteamiento de los planes de ayuda.

AEDIVE y GANVAM indican que está prevista la puesta en marcha de la nueva edición del Plan MOVES. Y que el Gobierno está estudiando la incorporación de un plan obligatorio de achatarramiento. Ambas asociaciones explican que el achatarramiento debe ser un aliciente, no una condición necesaria. Indican que son las empresas y organismos públicos las que compran el 48% de los vehículos eléctricos, pero en régimen de renting en su mayoría. Eso hace que no puedan dar de baja ningún coche a cambio.

Raúl Palacios, presidente ejecutivo de GANVAM, explica:

“De lo que se trata es de no frenar el acceso a las ayudas. Aquellos que cuenten con un vehículo antiguo para achatarrar y quieran acceder a un modelo eléctrico, que dispongan de una cantidad de incentivo mayor que los que no cuenten con esta moneda de cambio”.

Las asociaciones, AEDIVE y GANVAM, piden que el achatarramiento sea un aliciente en el Plan Moves y que haya una exención temporal de cargos en la recarga pública.
Las asociaciones, AEDIVE y GANVAM, piden que el achatarramiento sea un aliciente en el Plan Moves y que haya una exención temporal de cargos en la recarga pública.

Exención temporal de cargos en la recarga pública

Por otra parte, ambas asociaciones han señalado la necesidad de completar de forma urgente la parte regulada de la factura eléctrica. Puesto que tiene pendiente el desarrollo de los cargos, consideran necesario que en ese desarrollo se dé un tratamiento específico para los asociados al VE.

Opinan que es la forma de incentivar el despliegue de infraestructuras de recarga públicas. Y con ello, de acelerar el desarrollo de la movilidad eléctrica y conseguir matriculaciones de vehículos cero emisiones.

Arturo Pérez de Lucia, director general de AEDIVE, ha explicado:

“Hemos solicitado formalmente a la Secretaría de Estado de Energía que se tenga en consideración que junto a la Circular 3/2020, de 15 de enero, de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Incluye un peaje específico opcional para puntos de suministro dedicados a la recarga de vehículos eléctricos de acceso público, con menor peso del término fijo. Que el futuro Real Decreto de cargos contemple, de manera transitoria, una exención de cargos para los puntos de recarga de acceso público”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí