Velca Moves

El sector privado mueve ficha en electrificación, explican desde Velca, ante las ineficiencias del MOVES. Con ello, quieren mostrar el camino a la Administración para hacer un plan más accesible y propiciar un cambio real de movilidad en las ciudades. En esa línea, Velca ha capitalizado 4 millones de euros en recursos propios para un plan privado de ayudas directas a la compra.


Así, señalan desde la compañía española de motos, de la que hemos hablado otras veces: “el sector privado añade a su inversión y desarrollo de producto la accesibilidad del usuario final“.

El plan es la respuesta al escaso bagaje del MOVES. Según el Banco de España, su segunda edición solo hizo crecer al menos un punto porcentual las matriculaciones de eléctricos en: Asturias, Madrid, Cataluña, Baleares y Navarra. Hablábamos de ello recientemente. Para Velca, este escaso impacto revela la ineficacia de los planes públicos en su última milla, es decir, en llegar al consumidor final.

En cuanto a los principales motivos de la ineficiencia del plan, explican, están en: la falta de información; el exceso de burocracia (unos 15 documentos a rellenar); la descentralización de las ayudas; el tener que anticipar su cuantía; la larga espera en recibirlas; y su tributación posterior.

Por este motivo:

“El plan privado de Velca invierte las ineficiencias del MOVES al convertir las ayudas en incentivos directos e inmediatos a la compra. Además, sin tener que declararlos a Hacienda y sin papeleo en su tramitación”.

Es decir, el conductor recibe al momento 1.100 euros en el caso de una motocicleta; 600 euros si es ciclomotor y 300 euros si es una “eBike”. Y, además, le entregan el vehículo en su domicilio, sin tener que desplazarse, listo para rodar.

El plan de Velca para potenciar las dos ruedas

Otro punto clave del plan de Velca es que va dirigido a todas las modalidades de dos ruedas. Es decir: moto, ciclomotor y bicicleta.

En el caso de las motocicletas, hasta los 125 cc, se pueden conducir con el carnet B de coche. Este aspecto es importante, porque, explican:

“El MOVES adolece de una perspectiva amplia de la movilidad, ya que se limita al coche y a determinados tipos de moto eléctricas”.

Velca cuestiona la máxima de que el sustituto de un coche contaminante tenga que ser necesariamente otro coche. En parte porque el vehículo más vendido en España es un usado de más de 10 años. En parte, porque el acceso a un coche nuevo es muy complicado por: la crisis de los microchips, los retrasos de hasta 7 meses en la entrega de un eléctrico, la inflación y la subida de los tipos de interés.

En contrapartida, recuerdan desde Velca que las ventas de motos hasta octubre acumulan un crecimiento de casi el 7%. En particular, las motocicletas eléctricas de más del 60%, según datos de ANESDOR. Sin embargo, las matriculaciones de turismos caen en ese periodo un 7%.

Comparación entre el MOVES y los incentivos de Velca

Inspirar un nuevo MOVES

La puesta en marcha de un Plan MOVES privado, como el presente, tiene como propósito final ayudar a las administraciones al diseño de futuros planes. Y pone especial atención en la colaboración público-privada. Así añaden:

“Y es que, si el Gobierno tiene clara la hoja de ruta, las empresas tienen más clara la implantación, especialmente por su conocimiento del mercado y del consumidor”.

Es por ello que, desde Velca, se plantea que futuros MOVES puedan reorientar los incentivos. Que sean las marcas las que los ejecuten y, posteriormente, hagan cuentas con la Administración. Esto mismo es lo que sucede con las gasolineras y el descuento de 20 céntimos por litro de combustible.

Además, la compañía pone el acento en acercar la electrificación a las capas jóvenes de la población. Este grupo de población, aunque comprometida medioambientalmente, cuenta con escasos recursos para motorizarse. Buena prueba es la tasa de paro en España en menores de 25 años, al igual que sucede con los planes de vivienda.

Según Emilio Froján, CEO de Velca:

“La electrificación no sólo depende de la infraestructura de recarga, sino de hacerla accesible al bolsillo de los ciudadanos. De nada sirve aumentar la dotación en 400 millones de euros en el MOVES III, si estamos pidiendo a los conductores que anticipen sus ahorros. Es decir, financiarlo durante un tiempo, y esperar meses a recibir la ayuda. Máxime en un contexto en el que la gente vive al día por la incertidumbre que nos rodea. No podemos poner el peso en el ciudadano, hay que repartir las cargas”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí