shanghai

Tras un cese de la actividad industrial de casi tres semanas como consecuencia del COVID-19, los fabricantes de automóviles con plantas en Shanghai estaban listos ayer para reanudar el funcionamiento de sus fábricas.

Según informa Reuters, la mayoría de los trabajadores tendrán que seguir viviendo en los lugares de producción. Ahora, las plantas se enfrentarán a otro problema: la interrupción de las líneas de suministro y los cierres ordenados por las autoridades en otras ciudades. Además, los problemas portuarios y de transporte también constituyen otros motivos de preocupación.

Shanghai, que es la ciudad más poblada de China con 25 millones de habitantes, ha sido el origen de la sacudida que ha afectado a las cadenas de suministro mundiales como consecuencia de los cierres industriales.

La semana pasada, el Gobierno chino publicaba una lista con 666 empresas con prioridad para reabrir sus plantas en Shanghai, entre las que se incluyen Tesla, Volkswagen y SAIC Motor, así como otras empresas médicas y de semiconductores.

Los trabajadores tendrán que vivir en el lugar de producción

Los fabricantes de vehículos han establecido circuitos cerrados para los trabajadores con el objetivo de reducir la propagación del COVID-19. En este sentido, Tesla proporcionará a cada trabajador un colchón y un saco de dormir, según ha informado Bloomberg.

Además, todos los empleados deberán realizarse una prueba de ácido nucleico diariamente durante los primeros tres días, controlar su temperatura dos veces al día y lavarse las manos cuatro veces al día, dos veces por la mañana y dos veces más por la tarde. A los trabajadores se les proporcionarán tres comidas y se les otorgará una asignación de alrededor de 400 yuanes (63 dólares) por día, aunque la cantidad real dependerá de la posición y el nivel del trabajador.

Antes de la interrupción provocada por la pandemia el 28 de marzo, los trabajadores de Tesla en Shanghái trabajaban en tres turnos que cubrían las 24 horas, los siete días de la semana. El personal de la fábrica trabajaba cuatro días y luego tenía dos días libres. Según han informado personas familiarizadas con la cadena de producción, los trabajadores tienen ahora turnos de 12 horas diarias durante seis días seguidos, con un solo día libre.

La planta de Shanghái de la compañía producía alrededor de 2.100 automóviles por día, produciendo 182.174 vehículos en el primer trimestre. Sin embargo, aumentar la producción después de un cierre tan largo no será un proceso instantáneo. De hecho, algunas informaciones apuntan a que la compañía solo tiene inventario para continuar la producción durante dos semanas.

Por su parte, SAIC Motor informó de que comenzaría ayer con algunas pruebas para conocer hasta que punto puede optimizar su producción.

Te puede interesar

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Please enter your name here