Esto si que no nos lo esperábamos. Un comparador de seguros afirma que en breve pagaremos más por el seguro de coche y la culpa de este incremento de precio será ¡del cambio climático!

A estas alturas no es necesario argumentar cómo de estrecha es la relación entre el transporte y el cambio climático. Los coches de combustión son emisores de una buena parte de los gases de efecto invernadero que son, a su vez, los culpables del aumento de la temperatura del planeta y de los fenómenos atmosféricos adversos contra los que luchan políticas internacionales como el Acuerdo de París.

Lo que no esperábamos es que entre las muchas consecuencias que los conductores van a tener que asumir como consecuencia del cambio climático iba a estar una subida del precio del seguro.

Por si quedan dudas, AEMET recoge las evidencias del cambio climático en el otoño que termina (y, de paso, adelanta cómo será 2020)

El comparador de seguros Arpem lo tiene muy claro. Están convencidos de que el cambio climático provocará una subida del precio de las primas de seguros. Su predicción no incluye una apuesta por el porcentaje de subida pero sí da dos razones (bastante convincentes, por cierto).

  1. El Consorcio de Compensación de Seguros, que es el encargado de sufragar las indemnizaciones de los daños provocados por catástrofes naturales en aquellos casos en los que las compañías de seguros quedan exentos de responsabilidad va a tener cada vez más trabajo.
    El Consorcio de Compensación de Seguros se financia,  en parte, a través de un recargo que se aplica en todas las pólizas. La cuantía de este plus depende del bien y de capital asegurado, pero su pago es obligatorio.
    “Si el cambio climático incrementa el número de eventos extraordinarios, el Consorcio está preparado y capacitado para hacer las modificaciones necesarias en las coberturas y ajustar, en consecuencia, el recargo de las primas”, explican desde Arpem.
  2. A diferencia de lo que ocurre con los accidentes provocados directamente por los fenómenos extraordinarios, los accidentes en carretera ocasionados por la climatología adversa, así como los daños directos por granizo o tempestades ciclónicas con rachas de viento inferiores a 120 km/h, no están cubiertos por el Consorcio y son las propias aseguradoras quienes deben hacerse cargo de los daños.
    Si el cambio climático incrementa la siniestralidad de coches y motocicletas, las aseguradores tendrán que subir el precio de las primas para hacer frente a todos los daños.

¿También los coches eléctricos?

La conciencia medioambiental está creando otra tendencia; esta beneficiosa para los conductores. Y es que cada vez son más las compañías de seguros que premian a los conductores ecológicos, esto es, los que compran coches híbridos y coches eléctricos.

Algunas aseguradoras ofrecen descuentos para pólizas que cubren vehículos que utilizan energías alternativas. Y prácticamente todas ofrecen pólizas especiales que cubren las necesidades específicas de este nuevo tipo de movilidad, con coberturas como el robo del cable de recarga o el servicio de asistencia en carretera sin límites en el kilometraje ni el número de asistencias.

Esperemos que si la predicción en Arpem es acertada, tengan en cuenta que los coches eléctricos no tienen la culpa…

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here