Nissan lanzará la tecnología e-Power en Estados Unidos
Sistema Nissan E-Power

La tecnología e-Power llegará a algunos de los modelos que Nissan comercializa en Estados Unidos. Este sistema utiliza un motor de gasolina para cargar una batería que a su vez alimenta un motor eléctrico que mueve las ruedas, sin ningún tipo de conector a la red.

En octubre de 2016 Nissan presentaba una nueva tecnología denominada e-Power que inauguraba con la actualización del Note. Desde ese momento se especuló sobre la posibilidad de que este sistema de electrificación pudiera alcanzar a otros mercados diferentes del japonés. Carlos Ghosn prácticamente lo aseguró para Europa y, recientemente, un responsable de la Nissan se lo aseguró a Automotive News durante la celebración del Salón del Automóvil de Detroit.

En octubre del año pasado Nissan presentó una versión del monovolumen Serena equipada con este sistema de potencia. Más recientemente Infiniti, la marca de lujo de Nissan, ha indicado que tiene intención de contar con trenes motrices electrificados, siendo esta una de las posibilidades a implementar.

La tecnología e-Power

Básicamente e-Power se basa en la tecnología híbrida en serie. Funciona como un sistema eléctrico de autonomía extendida en el que no es posible cargar la batería en la red. Un pequeño generador eléctrico de gasolina recarga una batería de pequeño tamaño que se encarga de alimentar un motor eléctrico que mueve las ruedas.

Advertisement

Este sistema, llamado mini-híbrido, podría ocupar el espacio que ahora ocupan los motores diésel en vehículos de pequeño tamaño, para reducir las emisiones y cumplir con las nuevas reglamentaciones. Sus cifras de emisiones son comparables con las que actualmente se están logrando con los híbridos convencionales no recargables.

Una de las ventajas que conlleva el E-Power es su sencillez mecánica, aunque puede parecer un paso atrás respecto a la tendencia de la electrificación total.  Aunque sigue manteniendo un motor de combustión este no mueve las ruedas por lo que se eliminan los complejos y caros mecanismos de transmisión. Respecto a un eléctrico puro, aunque mecánicamente es más complejo, su única ventaja es que cuenta con una batería mucho más pequeña y que elimina el cargador embarcado en el coche. Por lo demás es un vehículo con emisiones que mantiene la dependencia de la gasolina y de su mecánica. Algo que contrasta con la política de electrificación total de la Alianza Renault-Nissan.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here