Desafíos digitales en las ciudades inteligentes. Imagen: Goodyear
Imagen: Goodyear

Goodyear ha querido explicar lo que significan las ciudades inteligentes y cómo los neumáticos inteligentes también jugaran un importante papel. Para la compañía, el transporte será un punto clave, así como fundamentales las tecnologías basadas en la nube para analizar y administrar datos. Las ciudades deberán evolucionar para adaptarse a las crecientes necesidades de movilidad de la población.


El crecimiento de población en las ciudades parece imparable. Ni siquiera una pandemia como la que estamos viviendo ha conseguido cambiar esa tendencia. Hasta el punto de que Naciones Unidas pronostica que, para 2050, el 84% de la población vivirá en áreas urbanas.

En ese contexto, la forma en que la vamos al trabajo, visitamos a amigos y familiares y nos movemos, tendrá que cambiar radicalmente. En consecuencia, será necesaria la evolución urbana a ciudades inteligentes para cubrir las crecientes necesidades de movilidad de la población.

Para que la movilidad urbana sea lo más fluida posible, se requiere un ecosistema conectado inteligente. Eso permitirá que el transporte sea más accesible y seguro, así como que mejore el nivel de vida dentro de la ciudad y disminuya la contaminación.

¿Cómo son las ciudades inteligentes?

Muchas ciudades ya están empezando a usar tecnologías basada en la nube para mejorar la calidad de vida. Hasta el momento, esto se ha basado fundamentalmente en datos compartidos que facilitan la vida en la ciudad o resuelven ciertos problemas.

Tal es el caso de Ámsterdam. La ciudad comparte sus datos de tráfico y transporte con desarrolladores externos para crear aplicaciones de mapas que se conectan a los sistemas de transporte. Esto facilita la movilidad por la ciudad independientemente del medio de transporte que se elija.

Asimismo, Copenhague es otro ejemplo. El plan Copenhagen Connecting proporcionará un enfoque integrado para el intercambio de datos y la mejora de los servicios de la ciudad. El uso inteligente de datos inalámbricos de teléfonos móviles, GPS en autobuses y sensores en alcantarillas y contenedores de basura, ayudará a los políticos de Copenhague a reducir la congestión, la contaminación del aire y las emisiones de CO2.

Goodyear explica que en la ciudad estadounidense de Dublin (Ohio) ha establecido una colaboración en las áreas de inteligencia de neumáticos y logística. Dicha colaboración, junto con EASE Logistics y la ciudad de Dublin, se basa en la nube dentro de Beta District. Con el potencial de compartir y mejorar datos sobre movilidad conectada, estos experimentos podrían conducir a nuevos productos y soluciones, de cara a ciudades inteligentes.

Coche conectado

Con el intercambio de datos aumentando en ciudades de toda Europa, todo se volverá cada vez más inteligente. Sin embargo, una pieza fundamental para que esto funcione será el automóvil conectado. Los automóviles que estén conectados con el mundo que los rodea mejorarán significativamente la forma en que nos movemos por la ciudad.

La propia Goodyear señala lo que, sorprendentemente, puede llegar a hacer el coche conectado por nuestras ciudades: desde garantizar que el tráfico siga en movimiento, hasta reducir la congestión en las horas punta y mantener las carreteras en buenas condiciones.

Goodyear

Neumáticos inteligentes

También la compañía explica los beneficios futuros de sus neumáticos inteligentes. De momento, permiten a flotas de camiones de reparto de última milla y a empresas de vehículos compartidos gestionar mejor el uso de sus neumáticos. Los sensores en los neumáticos recopilan información importante como desgaste, temperatura y presión.

A medida que miramos hacia el futuro, miramos hacia la transición de los motores de combustión interna a los motores eléctricos con menos partes móviles. Para este tipo de vehículos, el neumático se convierte en la parte principal que necesita ser manejada y reemplazada.

Los sensores también desempeñarán un papel importante en las flotas autónomas. Goodyear está trabajando para en tecnologías que permitirán al neumático descubrir el estado de la carretera por la que circula. ¿Está mojado? ¿Nieva? ¿Está resbaladizo? En base a esa información, el neumático podrá proporcionar al vehículo autónomo información sobre las distancias de frenado, por ejemplo.

Los neumáticos inteligentes no son una quimera, Goodyear cree que veremos ya estos neumáticos en los vehículos de consumo a lo largo de 2021.  

Los neumáticos inflados insuficientemente, las carreteras en mal estado y los cruces congestionados contribuyen a la contaminación de las ciudades. Sin embargo, a medida que nuestras ciudades se vuelvan más inteligentes, así como los vehículos, todos estos aspectos podrían mejorar.

Goodyear estima que el 20% de los vehículos en la carretera tienen neumáticos poco inflados, lo que afecta directamente a su consumo y sus emisiones. Solo esto ya puede marcar una gran diferencia en la conducción urbana.

Los automóviles que se comunican con los semáforos pueden ayudar con la congestión y minimizar la cantidad de vehículos que se detienen y arrancan en áreas residenciales; también el alumbrado público inteligente puede monitorizar los niveles de tráfico y luego dirigir los sistemas de navegación en el automóvil de manera adecuada.

Estas tecnologías, combinadas con el uso de vehículos eléctricos y flotas autónomas, y junto con esquemas de micro movilidad, ayudarán a hacer más sostenibles las ciudades.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here