El Mercedes EQ Silver Arrow ha sido una de las presentaciones más esperadas en Pebble Beach. Este monoplaza es un prototipo futurista que rinde homenaje al mítico modelo competición W125 del año 1937.

Otro eléctrico que debuta en Pebble Beach: el Mercedes EQ Silver Arrow.

En Monterrey hemos visto materializarse el futuro de algunas marcas como el Audi PB18 e-tron y el Pininfarina PF0. Y como no hay dos sin tres, no podemos olvidar la tercera gran sorpresa: el EQ Silver Arrow de Mercedes.

El Mercedes EQ Silver Arrow es un prototipo futurista que rinde homenaje al célebre bólido de competición W125 del año 1937. La pintura en plata Alubeam recuerda a los históricos Flechas de Plata, que en su día tuvieron que desprenderse de la pintura blanca por motivos de peso.

En el interior predominan materiales tradicionales de alta calidad como cuero, aluminio cepillado y madera de raíz de nogal. El puesto de conducción digital, en cambio, nos traslada directamente al futuro con su pantalla panorámica curva con técnica de retroproyección y la pantalla táctil integrada en el volante.

El Mercedes EQ Silver Arrow mide 5,30 metros de largo y un metro de ancho.

La carrocería del prototipo está hecha de fibra de carbono.

Otros elementos destacados son la cabina del conductor, que puede abrirse hacia delante, y las ruedas con llantas multirradio, en parte al descubierto. Los tapacubos estáticos y las cubiertas parciales son otros elementos estilísticos innovadores de las ruedas. Los 168 radios de cada llanta son de aluminio ligero pintado en dorado rosa, tonalidad característica del EQ.

El EQ Silver Arrow calza neumáticos lisos de tipo slick que garantizan altas cotas de tracción y aceleración. El dibujo de estrellas de la superficie de rodadura, realizado en colaboración con el proveedor de neumáticos Pirelli, demuestra un gran amor al detalle.

El difusor trasero es una reminiscencia del automovilismo de competición. Dos spoilers traseros extensibles asumen además la función de freno aerodinámico, aumentando la resistencia al aire cuando se desea decelerar.

Al abrir la cabina del conductor hacia delante, se despliega ante la vista un habitáculo sorprendentemente espacioso. Su principal rasgo es el contraste. El interior del EQ Silver Arrow combina materiales tradicionales de alta calidad como cuero auténtico en marrón ecuestre en el asiento y el volante, aluminio cepillado en todo el habitáculo y madera auténtica de raíz de nogal con líneas más oscuras de madera de conífera en el suelo.

La banqueta y el respaldo presentan un original patrón con estrellas pespunteadas grabadas al láser que se adapta al contorno del asiento. En el asiento se ha integrado la calefacción AIRSCARF para la zona de la nuca. Un cinturón de seguridad cuatro puntos de anclaje inspirado en el automovilismo deportivo retiene al conductor en su asiento. Los pedales se pueden adaptar individualmente a la estatura del conductor mediante un regulador situado junto al asiento.

El conductor del EQ Silver Arrow se encuentra rodeado por una gran pantalla panorámica, en la que se proyectan imágenes tridimensionales con ayuda de un proyector instalado detrás. Una función que permite adivinar cómo podrían ser las tecnologías de carga del futuro es la visualización en la pantalla del carril de la calzada en el que se es posible la carga por inducción.

El volante incorpora además una pantalla táctil, con la cual el conductor puede seleccionar programas con distintos patrones de conducción, como Comfort, Sport y Sport+.

Mecánica de 750 CV y 400 kms de autonomía

El EQ Silver Arrow ha sido concebido como vehículo eléctrico. La potencia de este Flecha de Plata silencioso es de 750 CV.

La batería plana ubicada en los bajos tiene una capacidad útil de unos 80 kWh, y posibilita una autonomía estimada de más de 400 km según el WLTP. Para refrigerar la batería se han practicado ranuras de ventilación a los lados.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here