La EMT presenta su primera línea de autobuses eléctricos con recarga por inducción
La alcaldesa de Madrid Manuela carmena y el gerente de EMT, Álvaro Fernández Heredia

La EMT ha presentado los nuevos autobuses eléctricos con recarga mediante inducción que realizarán el servicio completo de la línea 76. Un proyecto pionero que se prevé que arranque  oficialmente el 22 de enero.

La Empresa Municipal de Transporte del Ayuntamiento de Madrid ha presentado su primera línea de autobuses eléctricos dotados de carga inductiva y rápida en las dos cabeceras, además de una recarga convencional en cocheras. La línea 76 que cubre el trayecto entre la plaza de la Beata y Villaverde Alto se convertirá en una línea eléctrica el día 22 de enero de 2018, aunque en fase de pruebas ya se han realizado algunos viajes con pasajeros reales en los ‘nuevos’ autobuses eléctricos.

Sistema de guiado para la recarga mediante cámaras
Sistema de guiado para la recarga mediante cámaras

Y decimos nuevos porque los cinco autobuses que realizarán el servicio completo de la línea son un ‘retrofit’, una transformación de cinco autobuses híbridos enchufables (gas-electricidad) Castrosua Tempus a los que se ha retirado la batería y añadido una nueva, de origen alemán, capaz de recibir la recarga por inducción. Los autobuses han sido adaptados para incorporar además un sistema de guiado mediante cámaras para ayudar al conductor a situar el autobús en la óptima posición para la recarga.

La EMT ha elegido la línea 76 por dos razones. La primera por establecer iniciativas de este tipo también en otra zonas de la ciudad que no sean el centro y en segundo lugar por las características topográficas de la línea, cuyo recorrido es prácticamente llano y que además, en una de sus cabeceras, en este caso la de Villaverde Alto, despejada de tráfico lo que permite siempre asegurar la recargar (no ocurre lo mismo en la otra cabecera, dentro de la ciudad, mucho más compleja para el tráfico).

Bobina de inducción embebida en el pavimento - Plaza de la Beata - Linea 76 EMT
Bobina de inducción embebida en el pavimento – Plaza de la Beata – Linea 76 EMT

El trayecto  de la línea 76 (ida y vuelta) consta de 14 kilómetros con 40 paradas que se realiza en unos 30 minutos a una velocidad media de 14,7 km/h. La jornada de trabajo de estos autobuses será de 18 horas. Los autobuses recargan de forma convencional, con cable, en cocheras, permitiendo que cada mañana inicien la jornada de trabajo completamente cargados. Los dos sistemas de recarga inductiva situados en las cabeceras funcionan como una recarga de oportunidad, que aproximadamente dura ocho minutos, y que les permiten completar el servicio con total fiabilidad. El sistema está suficientemente sobredimensionado como para que, si los retrasos no permiten esta recarga o si las circunstancias del tráfico en la Plaza de la Beata no permiten la recarga por inducción, la autonomía está garantizada.

En condiciones normales los autobuses llegarían con una carga de batería entre el 15 y el 20%. Añadiendo esta recarga de oportunidad se llega con un 40 y un 60%, según las pruebas realizadas. De esta forma incluso con la climatización funcionando y teniendo en cuenta circunstancias especiales el servicio está garantizado. De media en cada trayecto (ida o vuelta) el consumo de batería es de un 10%.

Algunos datos técnicos de la recarga inductiva

Álvaro Fernández Heredia, Gerente de la EMT explicó algunas de las características técnicas de este tipo de recarga. Alcanza una potencia máxima de 100 kW, aunque el sistema está dimensionado para llegar hasta los 130 kW. La eficiencia de la recarga es de un 85-90%. Tanto el autobús como el punto de recarga están comunicados entre sí y con el centro de control para que en todo momento se conozca la carga de la batería, las necesidades de recarga y los parámetros de funcionamiento. La energía se recibe en la instalación en alterna y mediante un transformador y un rectificador se convierte en continua para introducirla en la batería mediante inducción.

Recarga por inducción en la línea 76 de la EMT
Recarga por inducción en la línea 76 de la EMT

La recarga por inducción se efectúa mediante un sistema de dos bobinas magnéticas, situadas una en la parte inferior del autobús y otra empotrada en la calzada. La estación de recarga se activa eléctricamente solo cuando el sistema de control reconoce que un autobús con bobina inductiva se ha detenido encima. El sistema es totalmente seguro porque en caso de que no haya un autobús con bobina, la estación de carga no funciona de modo que no hay ningún riesgo.


Este innovador sistema, pionero en España, que aplica la última tecnología homologada a nivel internacional, de una línea de autobuses urbanos explotada íntegramente con autobuses eléctricos con sistema de recarga de oportunidad por inducción, tiene el valor añadido de ser también el primero implementado por empresas españolas y de haber logrado una homologación completa para el conjunto del sistema (vehículos y cargadores) por primera vez en España


El acto de presentación

Manuela Carmena; la delegada de Medio Ambiente y Movilidad y presidenta de EMT, Inés Sabanés; el concejal de Villaverde, Guillermo Zapata; la concejala de Usera y Arganzuela, Rommy Arce, y el gerente de EMT, Álvaro Fernández Heredia, han presentado hoy viernes, 29 de diciembre, los vehículos eléctricos que incorporan este innovador sistema de recarga inductiva de oportunidad.

Manuela Carmena, alcaldesa de madrid, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad y presidenta de EMT, Inés Sabanés y el gerente de EMT, Álvaro Fernández Heredia
Manuela Carmena, alcaldesa de madrid, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad y presidenta de EMT, Inés Sabanés y el gerente de EMT, Álvaro Fernández Heredia

Inés Sabanés recordó que este proyecto se incluye en el Plan de Calidad del Aire de Madrid (Plan A) y forma parte de la electrificación de parte de la flota. “En esta línea se enmarca esta iniciativa que hoy planteamos. Al final de la legislatura contaremos con 78 autobuses eléctricos y la renovación progresiva del resto de la flota para ser 100% sostenible”.

En su intervención Manuela Carmena recordó que la EMT es ‘la empresa de transporte público de Madrid. Es de todos y todos los que hemos pasado por ella la hemos querido mejorar y hacer lo posible para que sea un hito en innovación, eficacia y eficiencia y nos parece fundamental el haber dado hoy este paso. Para que el servicio sea mejor para los ciudadanos y ponen en marcha el plan A  porque no hay Plan B para recuperar el cielo de Madrid”.

Apuesta eléctrica del Ayuntamiento de Madrid

Esta iniciativa se enmarca en el proyecto de movilidad sostenible del  Ayuntamiento de Madrid y de EMT, a través de la renovación de las flotas de servicios municipales, medida incluida en el  Plan de Calidad de Aire y Cambio Climático. A la línea de inducción, se unirán en enero los 15 autobuses eléctricos adquiridos por EMT este año para los que ya se ha autorizado un gasto de 8.250.000 euros.

A ellos, se sumarán en 2018, otros 15 autobuses y 18 minibuses. Entre 2019 y 2020 se prevé incorporar otros 40 autobuses eléctricos de modo que a finales de 2020, la flota de la EMT alcance los 78 vehículos de propulsión eléctrica. Además EMT ya está remodelando y modernizando completamente la cochera de La Elipa para convertirla en el Centro de Operaciones ‘eléctrico’ de la empresa municipal.


Galería de fotografías

[RFG_gallery id=’181′]


 

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here