China extiende la rebaja de impuestos para coches eléctricos hasta finales de 2020

China extenderá la reducción de los impuestos por la compra de vehículos de nueva energía hasta finales de 2020. Esta decisión afecta a los eléctricos impulsados únicamente por baterías, los híbridos enchufables y los movidos por hidrógeno.

El Ministerio de Economía chino anunció en un comunicado, el pasado miércoles 27 de diciembre, la ampliación de la reducción de impuestos en la compra de vehículos de nueva energía (NEV) que expiraba a finales de año que se extenderá desde el 1 de enero de 2018 hasta el 31 de diciembre de 2020. Esta normativa es aplicable a los vehículos eléctricos de baterías, a los híbridos enchufables de gasolina y a los propulsados por celdas de combustible de hidrógeno. La reducción de impuestos se corresponde con un reembolso del 10% del valor del coche.

Esta rebaja de impuestos coincide con el establecimiento por parte del gobierno chino de cuotas a los fabricantes para la producción de vehículos eléctricos: al menos un 10% en 2019 y un 12% en 2020. Esta serie de normativas está provocando que la mayoría de los fabricantes del mundo estén preparando su estrategia de entrada en el mercado chino del vehículo eléctrico, que lo ha convertido en el más grande del mundo. Este año, la venta de vehículos de combustión se ha desacelerado de forma significativa, sin embargo los de nueva energía han aumentado sus ventas: de enero a noviembre de 2017 el aumento es de un 51,4% y está a punto de alcanzar las 700.000 matriculaciones este año. Según el gobierno chino “la extensión de la exención de impuestos ayudará a aumentar el apoyo a la innovación y al desarrollo de vehículos de nueva energía”.

Ventas de vehículos de nueva energía en China. Fuente Bloomberg
Ventas de vehículos de nueva energía en China. Fuente Bloomberg

Han sido los propios fabricantes los que, movidos por los cambios que se están produciendo en la industria del automóvil, han pedido a China que mantenga el apoyo financiero al mercado, aludiendo a que solamente la demanda del consumidor no será suficiente para impulsar las ventas, sin la existencia de estos incentivos.

Fabricantes locales como BYD se encuentran ahora inmersos en un mercado sumamente competitivo al que están accediendo marcas como Ford, Renault-Nissan, PSA, Volkswagen o Toyota, asociados con otros fabricantes locales y poniendo en el mercado vehículos bajo otras marcas, pero heredando sus tecnologías y su calidad de fabricación.

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here