El grafeno se alza como una de las grandes alternativas al litio para la construcción de baterías para vehículos eléctricos. El problema es que su extracción es más costosa de ahí que, de momento, la mayoría de los proyectos no sean más que eso, proyectos. No es el caso del GAC Aion V, el que ya presume de ser el primer coche eléctrico con batería de grafeno en el mercado

Aunque las de ion-litio son, a día de hoy, las más extendidas; son muchos los tipos de baterías que se pueden encontrar en el mercado. Cada uno pretende ser más eficiente y capaz que el anterior, siendo el número de cargas que soporta antes de empezar a acusar su degradación, el coste de uso y la facilidad de reciclaje una vez finalizada su vida útil los principales retos de los fabricantes.

Las baterías de grafeno obtienen muy buenos resultados en todos y cada uno de los apartados anteriores. El grafeno es un material formado por carbono en el que los átomos forman un patrón en forma de panal de abeja. La resistencia, flexibilidad, ligereza y una alta capacidad conductora son algunas de las características que lo convierten en un material adecuado para las baterías de coches eléctricos.

El resultado del uso de este material son almacenadores de energía con una densidad energética más alta y capacidad de carga más elevada. Tanto es así, que pueden reducir los tiempos de espera para una carga al 80 % hasta dejarlos en ocho minutos.

GAC Aion V, el primer coche eléctrico con baterías de grafeno

El problema es que con el grafeno no todo son ventajas. Entre sus características también están que es un material muy costoso y complicado de fabricar. Esta es la razón por la que aunque son muchos los fabricantes que lo contemplan como una opción con futuro para mejorar sus modelos eléctricos, son muy pocos los que tienen proyectos avanzados.

En la línea de salida está el GAC Aion V. Este SUV eléctrico de origen chino será el primer modelos de producción con batería de grafeno que llegue al mercado (el inicio de su está programado para el mes de septiembre).

De momento, no son muchos los datos que han trascendido del nuevo GAC. Se sabe que su batería de grafeno le permitirá recorrer hasta 1.000 km con carda carga. También que, conectado a un cargador de 480 kW, recuperará hasta el 80 % de su energía en menos de 10 minutos (recordar que, salvo escasos ejemplos como el Audi e-tron, el tiempo de espera para una carga rápida suele rondar los 30 minutos).

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario

Please enter your name here